Hoy es un día de luto no sólo para una familia, no sólo para el Gobierno, es un día de luto para Colombia, porque nos dejó un servidor público de excelsas calidades, un hombre íntegro, que amó a su país, y que trabajó en cada etapa de su vida: desde muy joven, cuando ya fue una persona madura, ahora en su edad más adulta, siempre buscando servir a Colombia, servir con autenticidad, con generosidad, con eficacia, pensando en los colombianos humildes y en todos los colombianos.

¡Se fue Carlos Holmes! Gracias a Carlos por su tarea, gracias por su servicio a Colombia; nuestra solidaridad con su familia, con su esposa Alba Lucía, con sus hijos, con sus nietos, con ese Valle del Cauca, al que Carlos tanto amó.

Este también es un momento para reflexionar sobre qué está haciendo cada uno de nosotros, en esta tierra; cómo cada uno de nosotros entiende que esta pandemia no hace diferencias de clases sociales, de edades, de condición. Tenemos que cuidarnos mucho más, estar conscientes de que este es un enemigo contundente, letal, silencioso, es un enemigo que -cada vez que pueda- va a tratar de llevarse una víctima más, pero también debemos estar conscientes de que tenemos todos, sin excepción, que trabajar para producir efectivamente el progreso de Colombia.

Este es un momento de trabajar cuidándonos, de asumir responsabilidades, no de quedarnos simplemente de espectadores. Es momento de rodear al Presidente Iván Duque, de acompañarlo con solidaridad, con generosidad, con integridad, con eficacia, para que su gobierno sea exitoso, porque si lo es, es exitosa Colombia; porque tenemos claro que nuestro país está pasando por una situación crítica en materia de salud, como crítica también en materia económica. Son cerca de 51 mil personas que han perdido la vida, son cerca de 51 mil hogares que tienen hoy una ausencia; pero también son miles de hogares que han perdido el empleo, el ingreso, los recursos para poder dar de comer a sus hijos o pagar sus colegios.

Tenemos que trabajar cuidándonos, tenemos que rodear a nuestro Gobierno. Este no es el momento de mezquindades, de pequeñeces, de ver cómo tratan de descalificar o de poner al Gobierno en aprietos. Este es un momento en que Colombia tiene que medir de verdad quiénes son sus grandes hombres, las grandes mujeres, quienes son los que realmente están dispuestos a servir a este país, por encima de agendas personales e individuales.

Puedes consultar en la fuente original aquí.

Los comentarios están cerrados.