Varias reflexiones de fondo sobre la corrupción y el anuncio de que en abril quedará resuelto el rezago en la expedición de pasaportes hacen parte de esta entrevista que la vicepresidenta y canciller, Marta Lucía Ramírez, le dio a EL TIEMPO, en la que hizo un balance sobre el 2021 y dijo cuáles serán las principales pautas para el remate del Gobierno.

¿Cuál es el balance de la Cancillería en el 2021?

Afortunadamente tenemos un balance muy positivo. Hemos fortalecido, bajo el liderazgo del presidente Iván Duque, la cooperación internacional y conseguimos vacunas para acelerar la inmunización y la reactivación. De otro lado hemos continuado fortaleciendo el liderazgo de Colombia en escenarios multilaterales y regionales y estrechado los vínculos bilaterales con socios estratégicos. Logramos la visita del fiscal Karim Khan, de la Corte Penal Internacional, quien anunció el cierre de su investigación a Colombia, así como la visita del secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, y del Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken.

En el tema de vacunas, fue muy importante conseguir la donación de 14’788.470 millones de dosis. Además, aseguramos recursos por 1.500 millones de dólares para el periodo 2020-2025 en el marco del Acuerdo de Donación para los Objetivos de Desarrollo (Doag) con Estados Unidos. Y con la Unión Europea suscribimos acuerdos para contribuir al desarrollo económico y empresarial inclusivo y sostenible, con una contribución estimada de 20 millones de euros.

De igual forma, se concretaron las visitas de Estado del presidente Iván Duque a España, la Unión Europea, Brasil, Emiratos Árabes Unidos, Israel y Corea, mediante las cuales se sellaron inversiones para atender la pandemia del covid y la reactivación económica.

Por otra parte, Colombia logró la elección de Sergio Díaz-Granados en la CAF y Carlos Bernal como comisionado en la CIDH, entre otras. E internamente fortalecimos la carrera diplomática con un 33 por ciento de los nombramientos en el exterior.

Lamentablemente hay que reconocer que, desde niños, nos enseñan a simpatizar con la ilegalidad, a ‘ser vivos’ y hasta ventajosos

¿Este año habrá un encuentro oficial entre el presidente Iván Duque y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden?

Estoy segura de que sí, y esperamos que esa reunión se concrete pronto. Somos dos naciones con una alianza estratégica basada en valores fundamentales. Recordemos, en todo caso, que ya se encontraron en Glasgow (Escocia), ya han hablado por teléfono y el presidente Biden invitó al presidente Duque como uno de los speakers en el foro sobre democracia.

¿Cuál es su posición sobre los reparos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos al cumplimiento de Colombia del fallo que impide destituir a funcionarios elegidos popularmente?

A la fecha no se ha efectuado un llamado de atención a Colombia por presuntos incumplimientos en el caso de Petro. Por el contrario, la Corte IDH reconoció los avances del Estado en el cumplimiento de la sentencia internacional proferida el 8 de julio de 2020, en la cual se afirma que el Estado colombiano ha cumplido en su totalidad y dentro de los plazos establecidos las órdenes correspondientes: realizar las publicaciones y difusión de la sentencia y de su resumen oficial; pagar al señor Petro Urrego la cantidad fijada en la sentencia por concepto de indemnización del daño inmaterial, y pagar a las dos organizaciones representantes de la víctima las cantidades fijadas por concepto de reintegro de costos y gastos. Por otra parte, la Corte mantiene abierta la supervisión de cumplimiento con relación a otras medidas ordenadas que suponen mayor complejidad en su implementación por tratarse de modificaciones en el derecho interno. Para estos efectos, el Estado colombiano deberá presentar el 4 de abril de 2022 un informe –en el que ya estamos trabajando– sobre el avance relacionado con tales medidas, en particular lo que se refiere a las adecuaciones sobre procesos disciplinarios y sanciones contra funcionarios de elección popular.

¿La cooperación internacional para la migración venezolana ha aumentado o aún falta?

Desde 2019, los recursos de la cooperación internacional destinados para actividades y proyectos en Colombia y la región han aumentado. En 2019, en Colombia se implementaron acciones por US$ 194 millones; en 2020, por US$ 334 millones, y en 2021, con corte al 30 de noviembre, por US$ 362 millones. Si bien es cierto que los recursos de cooperación han aumentado años tras año, también es una realidad que el financiamiento de la cooperación internacional a la migración venezolana ha sido insuficiente. Los casi US$ 900 millones ejecutados por la cooperación en los últimos tres años representan, en promedio, menos del 54 por ciento de los recursos requeridos para financiar de manera adecuada la respuesta a la crisis migratoria en Colombia. La subfinanciación también es evidente cuando se compara con la respuesta de la comunidad internacional a otros éxodos migratorios alrededor del mundo, como el de Siria o el de los rohinyás en Myanmar.

La expedición de pasaportes ha tenido varios tropiezos en los últimos meses. ¿Cómo va a operar este año?

En abril del 2022 el proceso debe normalizarse y esperamos un flujo de solicitudes y operación acorde con los años previos a la pandemia. Las condiciones derivadas del confinamiento supusieron el represamiento de cerca de 700.000 pasaportes, que sumados a la pérdida de cerca del 30 por ciento de citas que los ciudadanos incumplen, quitándole la oportunidad del turno a otra persona, nos obligaron a hacer un piloto en el mecanismo de atención que lamentablemente no funcionó. Ciertamente, hubo traumatismos que hemos logrado sobrellevar con un plan de choque en el que maximizamos la capacidad de expedición en las oficinas de Bogotá, aumentando el número de módulos de atención, lo que ha permitido pasar de tramitar 59.000 pasaportes mensuales a 140.000.

En los últimos dos meses del año hicimos mejoras efectivas en la solicitud virtual de citas en nuestra página web. Estamos trabajando intensamente con el proveedor de los pasaportes para asegurar que las dificultades que ellos han tenido en el acceso a insumos de libretas y material de seguridad se solucionen, y, de acuerdo con la información que nos han dado, en abril, a más tardar, debe quedar corregido totalmente el rezago.

Hay un tema de la Vicepresidencia que es la aprobación del nuevo estatuto anticorrupción. ¿Qué cambiará con esta norma?

La aprobación de este proyecto de ley ha sido una de las mejores noticias con la que cerramos el 2021, porque se trata de una iniciativa grande, sólida, ambiciosa, que construimos con el concurso de 25 entidades del Estado, participación de la academia y de la sociedad civil, bajo el liderazgo del presidente Iván Duque. Por tanto, es el país unido enviando un mensaje contundente a los corruptos, diciendo no a la ilegalidad. Esperamos que esta iniciativa, que tiene su foco en la prevención y que busca implantar una cultura de integridad en el país, teniendo al ciudadano como protagonista, sea sancionada por el Presidente en este mes de enero.

¿Qué contiene la norma?

Entre las medidas que empiezan a regir está la creación de un régimen sancionatorio a las empresas por la comisión de actos de corrupción de sus representantes o directivos, la agilización del trámite de extinción de dominio, la identificación de los beneficiarios finales de los contratos, la creación de un sistema de detección y alerta para combatir el incremento patrimonial injustificado por parte de servidores públicos, la creación de un fondo para la reparación de víctimas de actos de corrupción y la inhabilidad para quienes incumplan los contratos del PAE, entre otros.

Nuestro principal propósito es dejar una hoja de ruta clara y concisa de cómo Colombia se puede repotenciar en los próximos años

¿Por qué la corrupción sigue siendo una problemática en el país?

Aquí tenemos que empezar un trabajo desde la raíz del problema, motivar un cambio cultural para acabar verdaderamente la corrupción. Precisamente ese es uno de los focos de esta iniciativa. Lamentablemente hay que reconocer que, desde niños, nos enseñan a simpatizar con la ilegalidad, a ‘ser vivos’ y hasta ventajosos. Y en algunas personas se arraiga de tal manera ese pensamiento, que lo convierten en una premisa de vida: pasan de pequeñas acciones corruptas en su entorno a cometer desfalcos en grande, a sacar ‘tajada’ de los bienes colectivos, tanto en el sector público como en el privado. De ahí la importancia de convertir la educación en nuestra aliada. Puede que no veamos resultados a muy corto plazo, pero, con seguridad, se verán los frutos en el mañana. No por eso vamos a descuidar la sanción; sabemos que también es parte fundamental de esta cruzada.

Precisamente sobre los castigos, la gente ve a diario que en muchas ocasiones a los corruptos no se les sanciona con severidad. ¿Cómo responder ante esto?

En Colombia nos hemos equivocado muchas veces en la forma de atacar la corrupción. Si bien nadie tiene fórmulas ciertas o infalibles, está claro que debemos cambiar el foco, ampliar el espectro, y eso es lo que hemos venido haciendo con las diferentes estrategias que hemos puesto en marcha de la mano de la Secretaría de Transparencia. Queremos involucrar al ciudadano en esta cruzada, empoderarlo para que coadyuve en la vigilancia de los recursos públicos, para que generen alertas tempranas, que nos permitan actuar, antes de que el daño esté hecho.

Aquí también les damos un golpe donde más les duele: la extinción de dominio. Está incluido un artículo que habilita la enajenación temprana de bienes afectados con medidas cautelares con fines de comiso. Ello con el objetivo de facilitar su monetización y administración. Los colombianos nos cansamos de que un puñado de avivatos esté llenándose los bolsillos con el dinero de todos. Esto nos ha costado rezago en el camino al desarrollo, inequidad, pobreza y, claramente, ha menguado la confianza en las instituciones. Hoy podemos decir que consolidamos un poderoso bloque anticorrupción que nos va a ayudar a orientar la brújula para derrotar este flagelo.

Empiezan los últimos ocho meses de gobierno. ¿Cuál es el principal desafío para este último tramo de administración?

El 2022 es un año de enormes desafíos. Todo indica que el virus del covid continuará siendo parte de nuestra realidad. Por eso, nuestro principal propósito es dejar una hoja de ruta clara y concisa de cómo Colombia se puede repotenciar en los próximos años, partiendo de esta nueva normalidad. Se trata, por supuesto, de culminar todos los hitos en los que, como gobierno, hemos avanzado, pero también de dejar ese sendero a una economía próspera e incluyente que nuestro país necesita y se merece para acabar, mediante generación de empleos, la pobreza extrema y reducir la pobreza monetaria a un dígito de acá al 2030. Seguiremos enfocados en la vacunación y la consolidación de la reactivación económica, con un enfoque en emprendimientos escalables y rentables para mujeres, jóvenes e informales.

Entrevista publicada en El Tiempo
https://bit.ly/3ffgeT9

Los comentarios están cerrados.