Categoría

Ideas y pensamientos

Categoría

National economies weakened by the COVID-19 pandemic must take measures that include comprehensive actions for women’s economic empowerment, as a prerequisite for a sustainable recovery. This is an opportunity, albeit amid adversity, for economic growth and to redouble efforts to achieve the objectives of the 2030 United Nations development agenda.

Even before the pandemic, as highlighted by the World Economic Forum in the 2019 Gender Gap Report, the world would take more than two centuries to close the economic gap between men and women in the absence of dedicated corrective actions.

According to the International Monetary Fund (IMF), closing gender gaps in employment, especially in lower-middle-income countries, could increase GDP by 35%. Between 7 and 8 points of this growth in GDP, corresponds to increases in productivity, resulting from the inclusion of women in the labor market.

The most recent projections of the IMF suggest that by 2020 there will be a 4.9% drop in Gross World Product. For the Eurozone, the United Kingdom, the United States, and Canada, this drop can reach to 8%, and in Latin America and the Caribbean, it can be 9.4%. This grim forecast is a wake-up call to strengthen democratic institutions and direct the market economy towards equity and sustainability. Governments must recall that even before the pandemic, the world was already facing social inequity and upheaval. This is exacerbated by the short term impacts the confinement measures are having on families, homes and companies. It needs to be resolved.

Corrective measures with a strong social impact are needed to prevent what has already been announced: that women will be disproportionately affected, especially women in Latin America and the Caribbean, who are often mothers and heads of households. According to the World Bank, women’s poverty in Colombia can increase by 6 percentage points, adding to an already staggering inequality. This would be devastating, as it would mean a setback of the progress made in the last decades to reduce poverty.

High-impact equity and inclusion programs can be developed. Two cases from my own previous experiences, highlight this.

One such experience is the Tejido Humano Foundation, which has supported 4,091 survivors of armed conflict for the past 17 years through income generation and higher education programs. These initiatives create scenarios for social reconstruction and reconciliation in Colombia. Throughout this process the women’s role has been a determinant to guarantee the fulfillment of all the established goals in each of the beneficiaries of the programs. From the beginning, my mission has been to empower women and search for real opportunities that guarantee an integral stability for them and their families.

Prior to my election as Vice President, as a member of the “Ciudadania en Acción” Foundation, we promoted gender inclusion, equal opportunities and female empowerment in Colombia. In addition, we created the “One Million Empowered Women” seminar as part of a national project that sought to create a strong network of political, economic, and emotionally empowered women. By that time the project impacted more than 12,000 women throughout the National territory with the hope that it would extend to more women. Each workshop gave tools to strengthen the aptitudes, capacities and skills of each woman, in service of the mission to create wealth and social transformation. Every session was led personally by me, and a group of female experts from different sectors, like a personal coaching process.

Empowered women, assured growth

The pandemic has unleashed an economic downfall and global labor crisis. Unfortunately, young women are bearing the brunt of this crisis. This comes at the beginning of their productive age and when the moment was right for closing economic and social gaps that now will exacerbate deepening inequality.

In Colombia, the National Administrative Department of Statistics (DANE) identified that women participate in more than 65% of the economic sectors affected by COVID-19, like hospitality, tourism, and retail. During the pandemic and the resulting confinement measures, in the quarter May-July of 2020, female unemployment increased to 25.5%, the highest figure in the last decade. According to DANE, the dynamics of the labor market have reached the point that, the unemployment gap for women has risen to 8.5% in relation to the unemployment rate in men, which stood at 17%. The data are especially worrisome among the group of young women who registered an unemployment rate of 37.7% for the same period.

DANE has reported that women working in the informal economy has reached 59%. Among these women, 41% are self-employed, and 36% are mothers and heads of households. About 5 million people depend on these women. The social value of economic empowerment is related to their collective social well-being.

Before the pandemic, the country’s progress was reflected in the OECD 2020 international ranking of social institutions and gender. Colombia ranked as a leader in women’s equity policies in Latin America.

The country defined its course with a strong policy towards social equity, and a substantial commitment towards women’s equity. This was reflected in the National Development Plan 2018-2019 “Pact for Colombia-Pact for Equity” of the Government of President Iván Duque. Even so, we also have a gender-balanced cabinet for the first time in the history of Colombia.

We have a strategy called One Million Empowered Women, focusing on training, entrepreneurship, formalization, and employment. For example, in a bold commitment to rural women’s equity, the Government signed the “Pact for rural women, employment, formality and rural development” with businessmen and unions from the agricultural sector. With a firm commitment to competitiveness and overcoming the pandemic, we support 457,000 rural women (190,000 cattle ranchers and 267,000 agricultural producers) who will benefit from subsidized financing programs, technical support, and permanent training, promotion of associativity, support for marketing and violence prevention programs.

Credible and sustainable leverage is also necessary. We created an Autonomous Trust Fund to promote, finance, and support entrepreneurship, formalization, and women’s business strengthening. Therefore, allowing the country to have a capital fund to promote women’s businesses.

Building international networks is essential. We proposed the creation of the Latin American Coalition for the Economic Empowerment of Women, whose main objective is to promote their enterprises and capital funds for the financing. As governments take on debt, we suggested that they include a component allocated to investment funds and capital for women.

Mentoring and networking have been imperative. We have relied on the Presidential Advisory Council of Colombian Entrepreneurs’ commitment, made up of 134 women. With these women, we are implementing the initiative ‘Amadrina una alcaldesa,’ through which businesswomen and executives support the management of local women, focusing on women to repower the productive system and raise the levels of regional competitiveness.

Repowering with equity

Commitment to Colombia’s Future is the reactivation plan defined by the national Government: Generation of employment; Clean and sustainable growth; Protection of the poor and vulnerable; Field and peace with legality; and Health. These are the priorities to generate the economic and social impact necessary for recovery, keeping the course towards the SDG-2030. The necessary investment amounts to 100 billion pesos and we anticipate the creation of one million direct and indirect jobs, between 2020 and 2022.

Colombia is committed to accelerating women’s economic empowerment as a factor for social change. In Commitment to Colombia, the generation of employment and the business network’s reconstruction will not lose sight of this opportunity.

Financing will be a central element to ensure that women can have scalable, sustainable, profitable, successful ventures that last and trigger the balance between social well-being, care of the environment, economic growth, and the consolidation of equity.

Original article here

Soplan buenos vientos que nos llenan de optimismo, en medio de la crisis derivada del covid-19. No sólo entramos en una tendencia descendente en la curva de contagios, sino que además presenciamos el destacado desempeño de la construcción, uno de los motores de la reactivación económica. La salud de los colombianos y sus bolsillos empiezan a mostrar recuperación.

Las cifras hablan por sí solas. En abril, en medio de la cuarentena, la venta de VIS llegó a un mínimo de 3.778 unidades. En agosto esta figura superó las 11 mil unidades, convirtiéndose en el mejor dato histórico para este mes.

Nos llenan de confianza estas cifras, porque el sector es gran generador de mano de obra, en momentos en que el desempleo supera 15%. En el mes de julio los empleados del subsector de edificaciones fueron 869.000 -incluso superando el mismo resultado del año anterior (868.000)-, en agosto la cifra subió a 886.000 personas, la más alta desde el mes de abril.

De esta manera, se demuestra que acertamos, con el presidente Iván Duque y el ministro de Vivienda, incluyendo la construcción dentro de los sectores que tempranamente implementaron protocolos de bioseguridad para proteger empleos y salud. Así continuamos con nuestro empeño de convertir a Colombia en un país de propietarios. A principios de julio, 91% de los proyectos se había reactivado en 143 municipios, comprendiendo 92% del PIB edificador.

Redoblamos esfuerzos con medidas puntuales para mitigar los efectos de la pandemia. Por ejemplo, para apoyar a las familias con el cumplimiento de sus obligaciones hipotecarias, la Superintendencia Financiera otorgó periodos de gracia a 49% de los créditos de vivienda y leasing habitacional. También, teniendo en cuenta que el aislamiento obligó a suspender obras afectando cronogramas de ejecución, extendimos por nueve meses la vigencia de todas las licencias de construcción.

Con el Pacto por el Crecimiento y la Generación de Empleo, Gobierno Nacional y sector privado acordamos destrabar 34 cuellos de botella para impulsar el dinamismo del sector. A la fecha, hemos cumplido casi todos los compromisos, entre los que se destacan extensión al incentivo de devolución del IVA para empresas constructoras de VIS, habilitación para que hogares con ingresos entre cero y dos salarios mínimos accedan a subsidio de vivienda hasta por 50 salarios mínimos y la posibilidad de acumular subsidios VIS, con los de las cajas de compensación.

Vamos más allá con nuestro empeño. La pandemia aceleró la imperiosa necesidad de adaptarnos a una realidad más digital. El Ministerio de Vivienda logró interoperabilidad de sistemas de información y redujo el tiempo de asignación de subsidios de 30 a nueve días hábiles. Trabajamos, además, en la reglamentación de operaciones de crédito hipotecario 100% tramitadas digitalmente en notaría.

Así mismo, decidimos acelerar la implementación de tecnologías BIM – Building Information Modeling, que permiten aumentar productividad hasta en 60%, asumiendo en el Conpes para la Transformación Digital e Inteligencia Artificial, el compromiso de utilizar esta funcionalidad en todas las obras públicas, dentro de seis años.

La pandemia puso a prueba nuestra creatividad y tesón. Por ello, como en la navegación, esperamos que los buenos vientos nos conduzcan al puerto deseado: la reactivación segura que facilite la recuperación del empleo salvaguardando la salud y el bienestar de los colombianos.

Consulta la fuente original aquí

La construcción del Túnel Guillermo Gaviria consolida a Colombia como potencia en construcción de túneles en Latinoamérica. De los 12 túneles más largos de Latinoamérica, los 5 primeros son colombianos y, de ellos, 3 son antioqueños. Para su construcción, la Nación destinará $1,4 billones del presupuesto de inversión.

Esta megaobra está incluida en lo que hemos denominado “infraestructura inteligente”. El término hace referencia a obras que cumplen dos condiciones: crear empleo en el corto plazo, porque están estructuradas y requieren para su ejecución de trámites ambientales y sociales simples, y generar competitividad y confianza inversionista en el mediano y largo plazo, repotenciando así sus zonas de influencia.

El presidente Duque lo priorizó en la agenda de reactivación económica del “Compromiso por el Futuro de Colombia”, ya que su construcción genera más de 6.000 empleos directos. El túnel aportará a la competitividad nacional al habilitar la salida por el Urabá hacia mercados internacionales.

Antioquia adelanta a buen paso esta megaobra con aportes del departamento para el primer tramo de 18 kilómetros hacia Cañasgordas, en el que está incluido el Túnel del Toyo con longitud de 9,8 kilómetros. El Ministerio de Hacienda ya destinó recursos de inversión para los próximos años. Iniciaremos obras con estos recursos en marzo de 2021, y durante lo que resta de nuestro gobierno se invertirán $240.000 millones.

Los aportes de la Nación se destinarán a equipos electromecánicos del túnel a instalar una vez la gobernación termine las obras civiles, y a la construcción de un segundo tramo para las vías de acceso hacia Santa Fe de Antioquia.

Este megaproyecto es la unión entre las concesiones Mar 1 y Mar 2 que conectan a Medellín con Puerto Antioquia. Si lo miramos a nivel corredor estratégico entre el Eje Cafetero y el Urabá, el túnel conecta los proyectos Pacífico 1, 2 y 3, y Mar 1 y Mar 2, que en conjunto lograrán reducir de 21 horas a 12 horas la salida a Urabá.

La ejecución de las obras en los accesos se dividirá por mitades entre la gobernación y el Invías. Tal como lo señaló el presidente en su visita este lunes con la ministra de Transporte: nuestro gobierno ha aplicado el principio de concurrencia de fuentes haciendo posibles grandes resultados en menor tiempo y con mayores niveles de eficiencia.

Antioquia es y seguirá siendo motor económico del país. Conectarla con zonas menos desarrolladas y con mercados internacionales es clave para el desarrollo de toda Colombia.

Consulta la fuente original aquí

El Tolima y Huila ubicados entre las cordilleras central y oriental, bañados juntos por el imponente río Magdalena, juegan un rol importante en nuestra agenda de reactivación “Compromiso por el Futuro de Colombia”.

Entre enero y febrero, la economía colombiana creció a un ritmo favorable del 4%. No obstante, la emergencia sanitaria y la urgente necesidad de salvaguardar la salud, afectaron considerablemente esa dinámica económica. Ese efecto se evidencia en la tasa de desempleo que en julio llegó a 20,2%, con registros especialmente preocupantes, por encima del 30%, en Ibagué y Neiva.

Trabajamos en la puesta en marcha de agenda de reactivación para el rebote económico en el corto plazo. Para mediano y largo plazo, sentaremos las bases de la reactivación y la repotenciación económica generando un salto productivo apalancado en servicios, economía naranja, bioeconomía, agroindustria, digitalización, turismo e inclusión de la mujer y los informales en la economía.

En desarrollo de nuestro compromiso con el empleo, el 14 de septiembre adelantamos encuentros con los alcaldes de Ibagué, Andrés Hurtado y Neiva, Gorky Muñoz, para concretar su participación en la reactivación segura de la población informal.  El 47% de la población económicamente activa desarrolla actividades en informalidad. Próximamente anunciaremos estrategia orientada a mitigar sus efectos en esta población.

El 17 de septiembre en Gira Virtual con Tolima y Huila, confirmamos nuestro respaldo a la ejecución de cuatro proyectos de sus agendas regionales de competitividad. Varios ministerios apoyarán estas iniciativas con oferta institucional disponible.

Huila priorizó proyecto de transformación digital para empresas y otro para creación de fondo de reactivación económica y social. El primero le apuesta a mejorar competitividad y eficiencia de procesos empresariales. El segundo a reducir mortalidad empresarial otorgando liquidez a Mipymes y población informal en agroindustria y turismo.

El Tolima, por su parte, presentó construcción de centro de desarrollo tecnológico agroindustrial y planta de producción de derivados lácteos en Roncesvalles. Ambos propenden por el mejoramiento de estándares de calidad y producción agroindustrial.

En la gira anunciamos a los gobernadores Dussán y Orozco, que el “Compromiso por el futuro de Colombia” contempla inversiones por 151 billones de pesos para la generación de cerca de 2 millones de empleos a nivel nacional. En sus departamentos, las inversiones en vías ascienden a 165 mil millones para creación de 4.200 empleos. Las mejoras en conectividad y competitividad derivadas son significativas y se materializarán a mediados de 2022.

Con “Concluir, concluir y concluir”, el Huila se beneficiará del mejoramiento de la vía Altamira-Florencia y la conclusión de la transversal de La Macarena (Baraya – Colombia). Por su parte, el Tolima tendrá los Corredores Sur que conectan Coyaima-Ataco-Planadas y Chaparral-Limón-Río Blanco.

Con “Colombia Rural” proyectamos intervenir vías rurales en 21 municipios, ocho en Huila (Acevedo, Aipe, Garzón, Isnos, La Argentina, Palermo, Rivera y Saladoblanco) y 13 en Tolima (Anzoátegui, Ataco, Dolores, Falan, Flandes, Fresno, Icononzo, Murillo, Roncesvalles, Rovira, Suárez, Valle De San Juan y Villahermosa).

Con estas iniciativas propendemos por el trabajo mancomunado con las regiones rescatando iniciativas para el desarrollo sostenible con enfoque territorial durante la fase de reactivación económica. Tenemos la firma convicción de que juntos llevaremos mejor calidad de vida a la población.

Consulta la fuente original aquí

Cartagena necesita mejor calidad de turismo”, señala The Economist. La publicación menciona el estudio encargado por la Unesco que advierte la amenaza a la preservación del centro histórico por cuenta del turismo intensivo. La Heroica ve en la pandemia una oportunidad para protegerse de ese riesgo, evolucionando y organizando su oferta como destino turístico mundial.

“Cartagena merece una bahía limpia”, dice el Consejo de Estado mediante fallo proferido hace unos días. A esas consignas agregamos “los cartageneros merecen una ciudad que les garantice calidad de vida”. El Canal del Dique será estratégico para lograr los tres propósitos.

La sostenibilidad ambiental es apremiante, y en este sentido, el Canal del Dique cobra especial relevancia para el país y zonas costeras como la Bahía de Cartagena. Ad portas de prender motores y tras años de dilaciones y compromisos incumplidos, hemos honrado nuestra palabra con el Caribe colombiano alistando el andamiaje jurídico y presupuestal para adjudicar esta obra en el primer semestre de 2021.

Al no existir compuertas que controlen el flujo de agua del Canal, la corriente arrastra diferentes problemas a Cartagena. Primero, descarga de agua dulce y barro en la bahía, afectando el balance de ecosistemas cercanos. Esto deriva en contaminación que afecta la diversidad de fauna y flora, circunstancia que le resta atractivo al turismo de mar en la ciudad.

Segundo, mar y agua salada entran al canal que conduce a las ciénagas de donde se surte de agua el acueducto de la Heroica. Ello repercute negativamente en la competitividad turística de la ciudad ya que dificulta la posibilidad de ofrecer agua limpia a sus visitantes. Pero más grave aún: amenaza a los cartageneros que podrían no contar con agua dulce en sus casas en un futuro cercano.

Tercero, la sedimentación que entra diariamente a la bahía hace que su puerto pierda competitividad con el tiempo, al disminuir la profundidad del agua, obligando a restringir el paso a barcos más pequeños. Este escenario impacta socialmente a la ciudad, ya que 1.000 empleos directos y 10.000 indirectos, dependen de la actividad portuaria.

Tampoco es un secreto que, en la actualidad, Cartagena enfrenta preocupante contaminación de su bahía debido a vertimientos indiscriminados de algunos buques, que incluso llevaron al mencionado fallo judicial.

Si bien es importante el compromiso de toda la sociedad para mantener a salvo el capital ecológico, tenemos la certeza de que la megaobra a punto de arrancar, cortará de raíz el problema de la sedimentación y le ahorrará dolores de cabeza a una comunidad que ha sufrido no sólo los embates de las inundaciones, sino también el deterioro de su patrimonio ambiental.

El Canal del Dique será clave para evitar la llegada al mar de sedimentos del Río Magdalena, que afectan el banco de corales del parque natural Islas del Rosario y el Archipiélago de San Bernardo. Su construcción les cambiará la cara a los departamentos de Sucre, Bolívar y Atlántico y traerá el anhelado desarrollo transversal a la región y a 20 municipios ribereños.

Cartagena necesita más turismo, pero como lo ha dicho la administración del alcalde Dau, sostenible, no depredador. Esta joya, como bien la describe The Economist, exige servicio de acueducto de calidad para sus habitantes y turistas, si proyecta seguir siendo centro de comercio y turismo con los grandes mercados internacionales. Nuestro compromiso es que el Canal del Dique aporte a esas necesidades, devolviéndole potencial económico a una de las ciudades más bellas del país y del Caribe.

Consulta la fuente original aquí

La vicepresidenta dice que desde el principio de este Gobierno “hemos robustecido la lucha contra la corrupción”. Enumera lo que ha hecho para cumplir con la transparencia. Columna de opinión.

Desde el inicio de este Gobierno, hemos robustecido la lucha contra la corrupción, con un trabajo integral que involucra avances normativos y estrategias encaminadas a hacer más transparente la gestión pública y privada, así como a incentivar la denuncia ciudadana sobre anomalías en el manejo de los recursos del Estado.

En conjunto con la Secretaría de Transparencia, hemos impulsado diversas iniciativas, para frenar los actos de corrupción e implantar una cultura de la legalidad e integridad.

Con la Ley 2014 de 2019, cumplimos lo prometido en campaña: no más casa por cárcel para quienes cometan delitos que afecten el patrimonio público. También se ampliaron las inhabilidades para contratar con el Estado, cuando se trate de grupos empresariales de personas condenadas por corrupción.

Igual sucedió con nuestro compromiso hoy contenido en la Ley 2013 de 2019, que obliga a todos los altos funcionarios a publicar su declaración de bienes y rentas, así como registrar sus conflictos de intereses. Esta norma busca aumentar la transparencia de los servidores públicos y proveer información a la ciudadanía. Al 30 de junio de este año, 95.869 funcionarios elegidos por voto popular, incluido el Presidente de la República; así como magistrados, jefes de organismos de control, ministros y gerentes públicos, habíamos cumplido con la publicación de dichos documentos.

Otro golpe contundente contra el despilfarro de los recursos públicos fue la sanción de la Ley 2022 de 2020, que implementa los Pliegos Tipo para toda la contratación del Estado. De esta manera, pusimos fin a los llamados pliegos sastre, hechos a la medida de un contratista. Esta figura comenzó con las obras de infraestructura de transporte, y ya muestra resultados tangibles: antes de su entrada en vigencia, el 85% de los contratos tenían un solo oferente. Hoy, según datos de Colombia Compra Eficiente, las entidades que aplican los Pliegos Tipo obtienen un promedio de 35 oferentes por cada contrato.

Nuestra agenda anticorrupción también involucra a los ciudadanos. Con la Secretaría de Transparencia, pusimos en marcha la Red Interinstitucional de Transparencia y Anticorrupción, RITA, una herramienta para que la ciudadanía cuente, en cada, entidad con un oficial competente para recibir quejas o informes relacionados con corrupción.

Además, concretamos soluciones para sacar del limbo obras paralizadas. Con la Ley de Registro Nacional de Obras Civiles Inconclusas se crean los mecanismos para culminarlas o demolerlas, si ponen en riesgo a los ciudadanos.

En el ámbito territorial, desde las 32 Comisiones Regionales de Moralización, se trabaja en prevención de la corrupción en proyectos que involucran recursos públicos por cerca de $2.5 billones de pesos.

Para seguir avanzando, en las próximas semanas, presentaremos un proyecto de ley integral de lucha contra la corrupción, unificando todas las propuestas evaluadas durante las sesiones de la Comisión Nacional de Moralización, con el propósito de construir una iniciativa integral que permita enfrentar este fenómeno de manera preventiva, conociendo los beneficiarios de los actos de corrupción y reforzando las herramientas que tienen las entidades para atacar a los corruptos.

Desde el Gobierno, seguiremos cumpliendo, con firmeza, el compromiso de cortar de raíz uno de los mayores males de Colombia: la corrupción, que ha permeado todas las instancias de la sociedad y ha truncado los anhelos de desarrollo de las regiones del país. Nuestra meta indeclinable es consolidar la transparencia, integridad y legalidad para lograr una Colombia equitativa, en la que todos los sectores tengan garantizados sus derechos, gracias al uso eficiente y transparente de los recursos públicos.

Consulta la noticia original aquí

Trabajamos con la mira puesta en la mitigación de los efectos sanitarios, económicos y sociales de la pandemia. Transitamos este desafío de la nueva normalidad con la convicción de que esta crisis es oportunidad histórica para consolidar una economía diferente: más incluyente, respetuosa del medio ambiente, productiva, competitiva y con oportunidades para el empleo digno.

En paralelo, invitamos a los gobiernos locales a que impulsen la reactivación en sus territorios. Para ello, iniciamos Giras Virtuales Regionales de la mano de la Consejería Presidencial para la Competitividad, el Ministerio de Comercio y las comisiones regionales de competitividad lideradas por las gobernaciones y que cuentan con participación de las cámaras de comercio.

En desarrollo de esta iniciativa, adelantamos encuentros de trabajo con los gobernadores de Amazonas, Caquetá y Guainía para avanzar de manera conjunta en el “Compromiso por el futuro de Colombia”, agenda de reactivación compuesta por 449 proyectos con inversiones por $171 billones que permitirá la creación de cerca de 2 millones de empleos.

Reiteramos nuestro compromiso con estos tres departamentos con la ejecución de 13 proyectos de infraestructura vial y fluvial para la consolidación de la intermodalidad en la región. De esta manera, mejoramos la conectividad y la integración económica, social y cultural de sus habitantes. La inversión asciende a $558 mil millones para la generación de cerca de 5.200 empleos y el beneficio de 950 mil personas. La infraestructura trae consigo un efecto multiplicador para la reactivación económica y la generación de empleo, para cerrar brechas de inequidad y apuntarle al crecimiento y la inclusión.

Mediante “Ejecutando y conectando” brindaremos conexión comunitaria gratuita a internet a través de 218 centros digitales en corregimientos y veredas de los lugares más apartados del país. Del total, 167 centros beneficiarán a población asentada en territorios PDET de Caquetá y Guainía. En estas instalaciones las comunidades acceden a información, realización de trámites en línea y oportunidades de educación virtual y desarrollo de emprendimientos. Guainía y Amazonas por su parte, contarán con ocho planes de acueducto y alcantarillado para el beneficio de 38 mil habitantes con inversiones por $31 mil millones.

Frente a la deforestación de la cuenca amazónica y la protección de la riqueza forestal y la biodiversidad, el compromiso con la reactivación contempla la siembra de 180 millones de árboles en el país de la mano del sector privado.

En Amazonas, Guainía y Caquetá, a través de las Giras aseguramos la ejecución de seis proyectos para el sector agropecuario, el turismo y el fortalecimiento empresarial. En el sector agropecuario, los proyectos le apuntan a mejoras en la producción de lácteos, yuca, maíz y cacao mediante asistencia técnica y el fortalecimiento de la red de frío y de la agricultura familiar.

Adicionalmente, dos de estas iniciativas se enfocan en el turismo étnico apalancado en el patrimonio ambiental, geográfico y cultural de la región derivado de la presencia de pueblos indígenas. La apertura de nuevos mercados para el emprendimiento local también hace parte de esta agenda con iniciativas para el fortalecimiento empresarial formal.

Con solidaridad, responsabilidad compartida y trabajo conjunto, haremos frente a las consecuencias de la pandemia y seremos una Nación más fortalecida y con mayor impulso para lograr que estos territorios estratégicos conserven sus ecosistemas, mejoren su competitividad y brinden mayor calidad de vida a sus habitantes.

Por Marta Lucía Ramírez

Vicepresidenta de la República

Comparto mi artículo de opinión publicado en El Universal

Las lluvias no cesaban en Bolívar, Atlántico y Sucre. El agua de un río Magdalena inmanejable golpeaba el muro oriental del Canal del Dique a la altura de Calamar. Finalmente, la barrera cedió y el 30 de noviembre de 2010 la corriente del río entró descontrolada a la zona del canal. En cuestión de minutos, cinco municipios quedaron completamente bajo el agua. Ese día miles de personas de Manatí, Santa Lucía, Candelaria, Campo de la Cruz y Repelón quedaron a la deriva. La solución tardaría más de 10 años en materializarse.

Hoy los habitantes de los 20 municipios ribereños del Canal del Dique que aún sienten la amenaza del Río Magdalena sobre sus viviendas, cultivos, pesca y actividades productivas, están cada vez más cerca de beneficiarse de esa solución definitiva.

Y no solo ellos. Los habitantes de Cartagena verán el turismo robustecerse gracias a que la sedimentación que carga el Canal del Dique y que contamina su bahía será controlada, y a que nunca tendrán que preocuparse ante la posibilidad de consumir agua salada.

El Canal del Dique regulará las aguas del río Magdalena conforme se dan los ciclos de lluvias. Esto permitirá asegurar su navegabilidad, la cual con el tiempo espero que transporte más que solo crudo desde Barrancabermeja.

También dará pie a que las economías locales aprovechen la agricultura y pesca. La primera mediante un sistema de riego más ordenado, y la segunda porque permitirá el flujo de aguas entre ciénagas para permitir el paso de los peces.

Estos múltiples propósitos hacen que el Canal del Dique sea el proyecto navaja suiza de la reactivación.

Esta semana, en compañía de representantes de los ministerios de transporte, comercio, vivienda, agricultura y medio ambiente, participamos en un foro organizado por el Banco Mundial. Allí expertos de Francia, Polonia y Chile, nos compartieron sus experiencias poniendo en marcha este megaproyecto, y nos dieron el último empujón para finiquitar el que quizás es el proyecto multipropósito más ambicioso de la historia de la infraestructura del país.

Para el gobierno esta iniciativa no podía darse el lujo de salir mal porque la tragedia de 2010 no debe repetirse nunca más.

Consciente del grado de complejidad y la multiplicidad de los impactos del proyecto, en noviembre de 2019 fuimos a Washington a hablar con Axel Van Trotsenburg, vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe. En esta visita, logramos concretar una asistencia técnica para la ANI en temas técnicos, ambientales y sociales para la estructuración.

Nos alegra y brinda seguridad que un aliado con tanta experiencia nos guíe , y de paso, nos satisface pensar que estamos acumulando conocimiento en desarrollo fluvial, para que entidades como la ANI, Cormagdalena, la ANLA y el Fondo de Adaptación, acumulen experiencia y la repliquen en iniciativas similares.

Debemos reconocer a todos los ministerios y entidades que coordinadamente trabajan para sacar adelante un proyecto de tal envergadura. Vemos su esfuerzo y es posible asegurar que adjudicaremos esta megaobra en el primer semestre de 2021.

Pero un plan de esta magnitud requerirá una coordinación interinstitucional milimétrica, incluso después de lograda su adjudicación. Esto nos conmina a caminar para el mismo lado por los próximos años para que en compañía del sector privado, logremos que el Canal del Dique represente la ruta hacia una Colombia que sabe gestionar eficientemente unos de sus mayores recursos: el agua.

Hemos construido bases sólidas para ponerles rostro de mujer a la economía, a la política.

Comparto mi artículo de opinión publicado en El Tiempo

El momento de las mujeres es ahora. Y bajo esa premisa he asumido la causa de la equidad como una de las prioridades de mi gestión en la Vicepresidencia de la República, con el apoyo irrestricto del presidente Iván Duque. En este camino de inclusión, hemos dado pasos significativos en estos dos años. Y hoy, aunque la pandemia ha acentuado su impacto en las mujeres, ello nos ha impulsado a arreciar esfuerzos para que las acciones que hemos desarrollado se amplifiquen, para que las mujeres sean protagonistas de la recuperación económica, con miras a una Colombia más justa, equitativa y emprendedora.

Nuestra hoja de navegación ha sido el Plan Nacional de Desarrollo, ‘Pacto por Colombia, pacto por la equidad’, que incluyó, por primera vez, un capítulo para cerrar brechas y garantizar la equidad de género, y con base en ello hemos logrado marcar la diferencia.

Durante los últimos dos años hicimos acompañamiento técnico a los gobiernos regionales para que incluyeran un eje con enfoque de género en sus planes de desarrollo, objetivo que logramos en los 32 departamentos del país. Además, se abrieron secretarías de la Mujer en 15 departamentos. Esta institucionalidad favorece la asignación de recursos específicos para el desarrollo de proyectos.

Además, nos hemos propuesto beneficiar a un millón de mujeres con oportunidades económicas concretas al finalizar el gobierno. En camino a esa meta, creamos un Patrimonio Autónomo para promover, financiar y apoyar emprendimientos de mujeres. Firmamos el Pacto por la Mujer Rural y hoy tenemos 470.000 mujeres caracterizadas para convertirse en emprendedoras, a través de una oferta institucional robusta que busca más derechos para las mujeres y, como resultado, más oportunidades.

Para llevar la oferta institucional a las regiones, abrimos Casas de las Mujeres Empoderadas en 6 departamentos; en estos espacios de capacitación y formación se promueven la autonomía financiera, la inclusión digital y el empoderamiento, con el fin de disminuir los riesgos de violencias. De igual forma, abrimos cinco casas de refugio para víctimas, en el marco de la pandemia.

Como nuestra estrategia por la equidad de la mujer es integral, incluimos el enfoque de género en la Misión de Empleo; creamos la Ruta de Empleo Mujer con el Servicio Público de Empleo para impulsar la generación de oportunidades laborales, y consolidamos una llave de trabajo con el Consejo Asesor de Empresarias Colombianas, a través de la cual 134 ejecutivas, empresarias y líderes se han convertido en mentoras de 50 alcaldesas del país.

En el ámbito internacional, estos avances nos han merecido reconocimiento. Este año, la Ocde nos destacó como el país de América Latina con el mejor desempeño en su Índice de Instituciones Sociales y Género (Sigi), lo que nos ubicó en el puesto 13 entre 180 países evaluados. En diciembre, el Foro Económico Mundial, en su ranquin anual sobre brechas de equidad de género, resaltó que Colombia llegaba al puesto 22 entre 152 países, con un avance de 18 posiciones, ocupando el primer lugar en participación de mujeres en posiciones ministeriales.

Tenemos la certeza de que hemos construido bases sólidas para ponerles rostro de mujer a la economía, a la política, a la cotidianidad. Avanzamos por el camino correcto y no ahorraremos esfuerzos para que el machismo, el rezago y la discriminación se desarraiguen de nuestra sociedad. Colombia es mujer, y la mujer será el eje de la reactivación económica, será el eje de la nueva normalidad que queremos construir.

Marta Lucía Ramírez
Vicepresidenta de la República

Comparto mi artículo de opinión publicado en El Tiempo

Estamos viviendo uno de los mayores retos de la humanidad, superar la peor crisis económica y social desde la Gran Depresión, con caídas récord en producción, empleo e ingresos que conllevan mayor pobreza y desigualdad.

Enfrentar con éxito este desafío histórico requiere de la participación de toda la sociedad. La ruta que hemos trazado con el presidente Iván Duque debe ser acompañada por los gobernantes departamentales y municipales. Requerimos trabajar de manera mancomunada, junto al sector privado, estimulando inversión y crecimiento económico en todas las regiones del país.

Tenemos la obligación moral de impulsar la reactivación económica para proteger los empleos de las familias colombianas. Nuestro propósito no es solo remontar los indicadores preocupantes de esta coyuntura sombría, sino convertir esta crisis en una oportunidad de cambio profundo: proyectar nuestro desarrollo económico con el compromiso por el empleo y el crecimiento limpio y sostenible, así como brindar oportunidades para la inclusión de los más vulnerables y potenciar el desarrollo del campo para consolidar la paz. El compromiso con los más pobres requiere de la participación del sector privado para la transición hacia la formalidad del
47 % de la población ocupada.

Los proyectos del Compromiso por el Futuro de Colombia son transversales a todo el territorio colombiano. De allí la importancia del trabajo integrado que desarrollamos desde la vicepresidencia con el Sistema Nacional de Competitividad, para articular instrumentos y recursos públicos y del sector privado, así como de la academia en pro de la productividad e innovación desde las regiones.

Las agendas departamentales de competitividad e innovación deben concentrar sus prioridades en la reactivación económica posconfinamiento. Trabajaremos de la mano de ellas, las administraciones departamentales, los ministerios y la Consejería Presidencial para la Competitividad, en la ejecución de 64 proyectos de reactivación regional en todo el país. Estos proyectos apuestan por agricultura, ciencia, tecnología e innovación, emprendimiento y fortalecimiento empresarial. También se suman a los 22 pactos por el crecimiento y el empleo que suscribimos con 86 gremios de la producción.

Las jornadas que iniciamos nos permiten acercar a las regiones los proyectos de reactivación y repotenciación económica diseñados por los ministerios de Agricultura (MADR), Comercio (Mincit) y TIC (Mintic).

El MADR ofrecerá a pequeños y medianos productores la estrategia El Campo a un Clic para la comercialización virtual de alimentos frescos a través de 29 plataformas. Esta es la oportunidad para consolidar cultivos de alto potencial como maíz amarillo, cacao, aguacate Hass, forestales y en proteína animal.

De igual modo, el Mincit ofrecerá el Paquete de atención Pymes, conformado por tres programas de apoyo a los empresarios afectados por la pandemia: ‘Compra lo nuestro’,
‘Colombia responde’ y ‘Yo me quedo en mi negocio’, financiamiento y plataformas digitales de comercio electrónico e integración de oferta y demanda.

Sumado a lo anterior, el Mintic asegurará la conectividad regional para brindar acceso a las plataformas digitales de reactivación y repotenciación económica del país con el ‘Plan ejecutando y conectando’, con acceso comunitario gratuito de internet en las zonas más apartadas del país.

Confiamos en que el trabajo conjunto nos hará más fuertes como nación e impulsará en todas las regiones un desarrollo económico más competitivo, innovador y exportador que genere más empleo y mejore la calidad de vida para todos los colombianos.

MARTA LUCÍA RAMÍREZ
VICEPRESIDENTE DE COLOMBIA