Como ya he podido compartir en diferentes ocasiones, el potencial costero y turístico que tiene nuestro país es enorme y, sin duda, este año donde la reactivación económica debe ser el centro de las políticas institucionales se hace más relevante. 

Aunque Colombia ya cuenta con una Política Nacional del Océano y Espacios Costeros, que define algunas de las características, fundamentos, estrategias y objetivos del país en esta materia, con la primera sesión de la Comisión Colombiana del Océano (CCO) que celebramos el pasado 13 de enero y, dimos los primeros pasos para establecer un modelo de trabajo sobre 3 pilares fundamentales: el desarrollo turístico sostenible, la protección de la biodiversidad y la generación de empleo.

Es importante tomar en consideración que el desarrollo y la implementación de cualquier medida en este sentido implica a diversos actores: 

  • En primer lugar es algo que debemos trabajar con los 47 municipios costeros para poder garantizar el éxito de las iniciativas. Necesitamos impulsar la participación de las comunidades costeras y establecer programas que formen y desarrollen a sus ciudadanos para que todos puedan acceder a mejores oportunidades de trabajo en los contratos offshore en el futuro. Aspectos como la educación, el avance científico y el desarrollo del bilingüismo resulta fundamental para un buen desempeño de los municipios en estas actividades. 
  • Este crecimiento involucra al sector del transporte, donde hasta el momento, hemos invertido $68.891 millones para la construcción de muelles fluviales, obras de protección, dragados, realización de estudios y diseños, entre otros. Y debemos seguir en esta línea. Se va a apostar por la construcción de muelles para Buenavista, Piñuña Blanco y Puerto Asís en Putumayo, y, en las áreas de La Chorrera y La Pedrera en Amazonas, con un presupuesto de $13.501 millones. 

Por otra parte, seguimos avanzando en  la protección de la biodiversidad con la estrategia de economía azul basada en el CONPES 3990 “Colombia Potencia Bioceánica Sostenible 2030” y la presentación próximamente del Código del transporte fluvial, que beneficiará el comercio y las poblaciones ribereñas de Colombia.

Sin duda, el desarrollo de nuestras costas presenta muchas oportunidades para nuestro crecimiento y desarrollo, contamos con el compromiso para poner en marcha medidas que materialicen todos estos deseos en una mejora de la calidad de vida de los colombianos y el crecimiento del país.

Los comentarios están cerrados.