Categoría

Sala de comunicación

Categoría

En nuestro país, la política se ha hecho muchas veces a los codazos contra las mujeres, negándoles la voz y guardando silencio sobre sus logros, iniciativas y éxitos. Pero, sobre todo, desconociendo y desaprovechando su pensamiento transformador e ideas innovadoras en la construcción de un mejor país.

Necesitamos que no quede un solo techo de cristal, y muy especialmente aquellos donde se toman decisiones trascendentales como la distribución de recursos públicos, las cuales deben contar con un enfoque de género y con la participación de la mujer. Solo así se podrán corregir las desigualdades de acceso, a partir de la creación de oportunidades en un país donde la tasa de desempleo femenino es de 20,8 %, muy superior a la de hombres (12,1 %).

Se espera, entonces, que en la construcción del Presupuesto General de la Nación, y en general en la agenda legislativa de temas económicos, haya participación de las mujeres. Sin embargo, la realidad es pasmosamente otra. En las Comisiones Terceras y Cuartas del Congreso, donde se discute y aprueba la destinación de los recursos públicos, la participación de las mujeres es escasa, por no decir casi nula. En la Tercera de Hacienda y Crédito Público de la Cámara, por ejemplo, de 29 miembros, solo cinco son mujeres y en el Senado, de 17 parlamentarios que la integran, solo hay una mujer. En la Cuarta de Presupuesto en el Senado, solo hay dos mujeres de 15 miembros, y en Cámara participan ocho de 27.

Esto no solo ocurre con temas económicos. La representación de las mujeres en el Congreso, según un informe de ONU Mujeres (2019), es del 19,7 %, por debajo de la media de América Latina y el Caribe (29,7 %) y del promedio mundial (24,5 %). Es una lástima que tras 20 años de haber sido promulgada la ley de cuotas, no se cumpla con la representatividad mínima del 30 % de mujeres establecida por este mismo órgano.

Equidad quiere decir que todos tengamos las mismas oportunidades de acceso y de decisión, pero esto no es precisamente lo que ha ocurrido en nuestro país. Por eso mi dedicación para lograr que nuestras mujeres ocupen el lugar que se merecen. Celebro, entonces, que por primera vez mujeres timoneen la Procuraduría General de la Nación y la Vicepresidencia de la República, que se suman a otras instituciones que han logrado romper esos techos de cristal, como la Contraloría, la Fiscalía y las presidencias de las altas cortes. De la misma forma, cumpliendo con una promesa de campaña, nuestro gobierno ha logrado la paridad de género en los cargos de nivel decisorio en el Ejecutivo.

En esa línea, el Congreso atendió mi llamado, y el de millones de colombianas, al aprobar la tan anhelada paridad de género en las listas a Congreso, asambleas departamentales y concejos municipales. Este es un triunfo en equidad, en cierre de brechas y en el reconocimiento de la mujer por sus méritos. Estamos así derrotando los atisbos de machismo, de discriminación y de exclusión que aún persisten. ¡Queremos, a partir de hoy, una avalancha de mujeres pidiendo ser candidatas! Pero no podemos limitarnos a este logro. Necesitamos que los partidos las apoyen con financiación y las acompañen para ver llegar muchas más a legislar y especialmente a decidir, entre otros, sobre los temas económicos y presupuestales. Romper los techos de cristal en todos los escenarios debe ser una prioridad desde la política, el empleo, la administración pública y el sector privado. Ahora la tarea es empoderar a las mujeres para que tomen la decisión de participar y se hagan elegir. Las colombianas no somos relleno de listas, tenemos mucho que aportar y así lo estamos demostrando.

Puedes consultar en la fuente original aquí.

Hoy es un día de luto no sólo para una familia, no sólo para el Gobierno, es un día de luto para Colombia, porque nos dejó un servidor público de excelsas calidades, un hombre íntegro, que amó a su país, y que trabajó en cada etapa de su vida: desde muy joven, cuando ya fue una persona madura, ahora en su edad más adulta, siempre buscando servir a Colombia, servir con autenticidad, con generosidad, con eficacia, pensando en los colombianos humildes y en todos los colombianos.

¡Se fue Carlos Holmes! Gracias a Carlos por su tarea, gracias por su servicio a Colombia; nuestra solidaridad con su familia, con su esposa Alba Lucía, con sus hijos, con sus nietos, con ese Valle del Cauca, al que Carlos tanto amó.

Este también es un momento para reflexionar sobre qué está haciendo cada uno de nosotros, en esta tierra; cómo cada uno de nosotros entiende que esta pandemia no hace diferencias de clases sociales, de edades, de condición. Tenemos que cuidarnos mucho más, estar conscientes de que este es un enemigo contundente, letal, silencioso, es un enemigo que -cada vez que pueda- va a tratar de llevarse una víctima más, pero también debemos estar conscientes de que tenemos todos, sin excepción, que trabajar para producir efectivamente el progreso de Colombia.

Este es un momento de trabajar cuidándonos, de asumir responsabilidades, no de quedarnos simplemente de espectadores. Es momento de rodear al Presidente Iván Duque, de acompañarlo con solidaridad, con generosidad, con integridad, con eficacia, para que su gobierno sea exitoso, porque si lo es, es exitosa Colombia; porque tenemos claro que nuestro país está pasando por una situación crítica en materia de salud, como crítica también en materia económica. Son cerca de 51 mil personas que han perdido la vida, son cerca de 51 mil hogares que tienen hoy una ausencia; pero también son miles de hogares que han perdido el empleo, el ingreso, los recursos para poder dar de comer a sus hijos o pagar sus colegios.

Tenemos que trabajar cuidándonos, tenemos que rodear a nuestro Gobierno. Este no es el momento de mezquindades, de pequeñeces, de ver cómo tratan de descalificar o de poner al Gobierno en aprietos. Este es un momento en que Colombia tiene que medir de verdad quiénes son sus grandes hombres, las grandes mujeres, quienes son los que realmente están dispuestos a servir a este país, por encima de agendas personales e individuales.

Puedes consultar en la fuente original aquí.

Estoy convencida de que, si no erradicamos para siempre la discriminación y violencia de género, habremos fracasado como sociedad. Aunque año tras año hemos desnormalizado la violencia de género, no podemos cantar victoria hasta que estos indicadores se reduzcan a cero, como debe ser y como siempre tuvo que ser.

He recibido varios mensajes de ustedes demandando acciones concretas para frenar esta problemática, algo que yo también haría si estuviese en su lugar. Para la Vicepresidencia de la República y para mí, esta es una de las principales prioridades de Gobierno, y aunque les contaré un poco sobre nuestra gestión en este artículo, también quiero decirles que esta batalla no es solo mía ni del Gobierno Nacional, sino de toda la Nación colombiana.

Frente a los casos recientes, hemos emprendido las siguientes acciones:

1. Activamos el Mecanismo Articulador creado en Decreto 1710 de diciembre de 2020 con el objetivo de articular acciones para prevenir, atender y judicializar. De allí establecimos una ruta de atención interinstitucional cuyo foco será, principalmente:

a. Fortalecer el rol de la Policía Nacional para atender estos casos, a partir de la creación de cuerpos especializados contra los delitos de violencia de género, actividades de patrulla en casa y focalización de los factores generadores de violencia contra la mujer.

b. Abordar la temática como un problema de salud pública, junto con el Ministerio de Salud, quien liderará la implementación territorial de este mecanismo articulador.  

c. Fortalecer los sistemas de información para levantar datos unificados que nos ayuden en la toma de decisión de política pública y optimice el seguimiento y trazabilidad de los casos.  

d. Priorizar el delito de violencia intrafamiliar y su reincidencia, pues, en su mayoría, terminan en feminicidios cuando no son atendidos adecuadamente.

2. Estamos adelantando, de la mano de las Secretarías de la Mujer, la activación de la hoja de ruta en casos de violencias contra las mujeres y niñas. Sin el compromiso de las autoridades locales, no podremos avanzar en la erradicación de esta problemática.

3. Hemos solicitado directamente a la Fiscalía General de la Nación, con información remitida por la Vicepresidencia de la República, la realización de una pronta y oportuna investigación, con enfoque de género, que permita dar con la captura y judicialización de los responsables.

4. A la vez, también solicitamos a la Fiscalía que el feminicidio sea la primera hipótesis investigativa a aplicar por asesinatos de mujeres y niñas, acorde con la normatividad vigente.

5. Fortalecimos las acciones en pedagogía y prevención, a través de la escuela y campaña “Desaprendizaje del Machismos” y la Línea #155, a la que las mujeres pueden llamar ante la más mínima señal de violencia.

Durante estos dos años, hemos hecho un fuerte trabajo en prevención, pues nuestro interés principal es evitar tantos casos de violencia de género como sea posible a través de la pedagogía, dirigida a hombres y mujeres, para aprender a eliminar el machismo y actuar oportunamente. A su vez, por primera vez en la historia de Colombia, incluimos un capítulo de género en el Plan Nacional de Desarrollo, 17 gobernadores han creado Secretarías de la Mujer y desde el Gobierno Nacional hemos dispuesto consejos de seguridad exclusivos para revisar este tema.

Para que sean exitosas, estas acciones también requieren ser conscientes de la problemática, que, si alguien tiene conocimiento de casos potenciales, los denuncie; y que reflexionemos como individuos cómo identificarla y erradicarla en nuestro entorno.

Sé este es un compromiso compartido. Por mi parte les garantizo que, como he venido haciendo, seguiré trabajando por las mujeres de Colombia desde una visión integral, que abarque todos los frentes posibles para, no solo salvaguardas cualquier tipo de violencia, sino empoderarlas en todos los aspectos de su vida. Entre todos, logramos la mejo versión de Colombia.

En entrevista exclusiva con Acovedi, la vicepresidente de la República, Marta Lucía Ramírez, anunció una serie de medidas para fortalecer el emprendimiento femenino en campo y ciudades, que incluye aspectos como financiación, comercialización, capacitación y cadenas de valor agregado.

En el Plan de Desarrollo se incluyó el tema del Pacto por la Mujer con 88 temas claves y transversales. ¿A estas alturas del gobierno cómo va la ejecución de esa estrategia?

Nosotros acordamos con el presidente Iván Duque traer todo el tema de equidad de género a la Vicepresidencia para dar una señal clara e inequívoca. Queremos que el tema de la mujer esté presente en la agenda pública, y eso significa estar
involucrado en el más alto nivel. Siempre ha habido una especie de reduccionismo y cuando se habla de la mujer, entonces se limita al tema de la  violencia que, si bien es muy grave e  inaceptable, tenemos que ir mucho  más allá. 

¿Eso qué significa?

Creemos que lo que más necesitan las mujeres de Colombia es que se les promueva, que se crea en ellas, que las impulse, que se les acompañe y se les apoye en su desarrollo integral como seres humanos, como profesionales, como trabajadoras.
Por supuesto, también como ejes de la familia y de la sociedad. Y ese es el tema que nos ha llevado a incluir por primera vez en el plan Nacional de Desarrollo este compromiso de la equidad de género.

¿Qué metas concretas se establecen dentro de la estrategia?

Este compromiso busca hacia el 2030, cuando se produzca la convergencia de todos los Objetivos del Desarrollo Sostenible, que Colombia haya alcanzado la equidad de género. Y hablamos de equidad porque queremos garantizar la igualdad de
oportunidades. Nadie va a poder garantizar que al 2030 las mujeres estén liderando todas las empresas o que estén liderando la política en todos los sectores, pero sí que haya una mejor distribución de oportunidades. Uno de ellos, el desarrollo económico de la mujer porque la violencia en el mundo se da en quienes son más vulnerables.

¿Cuáles son los tres pilares sobre los cuales se ha montado la estrategia de equidad?

Efectivamente, la equidad de género tiene tres pilares. Uno, el empoderamiento económico de la mujer; dos, el empoderamiento político y el liderazgo social; tres, el acompañamiento para prevenir y, por supuesto, erradicar toda forma de violencia contra las mujeres.

¿En qué consiste el empoderamiento económico?

El empoderamiento económico tiene distintos programas. Un programa es lograrla equidad al interior de las empresas. Hoy son muchísimas la mujeres empleadas y queremos que puedan crecer y tener un desarrollo de carrera. Una de las cosas importantes que estamos haciendo es promover el trámite de un proyecto de ley para que todas las empresas tengan una política de equidad de género y que en sus juntas directivas se esté revisando periódicamente cómo está el desarrollo de
carrera.

Este es un primer programa, pero también es muy importante acabar la brecha salarial porque sabemos que las mujeres en el sector empresarial colombiano ganan hasta un 18% menos que los hombres teniendo muchas veces iguales responsabilidades y muchas veces hasta más preparación.

Usted a mencionado tres aspectos muy importantes: financiación, acompañamiento y comercialización. ¿Qué puede hacer una mujer para acceder al programa? Usted a mencionado tres aspectos muy importantes: financiación, acompañamiento y comercialización. 

Se le olvido uno muy importante que es el valor agregado. Hay mujeres con ideas maravillosas. Estuvimos la semana pasada en el Huila y vimos cantidad de mujeres cultivando cacao y vendiendo la cosecha en bruto. ¿Y qué sucedió? Qué con el apoyo y cooperación de USAI empezaron a darle valor agregado y a recibir un ingreso mucho más alto.

A través de las gobernaciones, de las secretarías de agricultura y de los gremios rurales hemos venido haciendo las convocatorias y vinculando las mujeres al programa. Lo importante es que tengan un principio de producción y un mínimo de
experiencia para que puedan escalar sus negocios. En temas de financiación hemos desarrollado programas con entidades de microfinanzas y del sector financiero, se ha fortalecido el Banco de la Mujer y se creó una línea de respaldo a través del
Fondo Nacional de Garantías.

El Fondo Emprender del Sena, por ejemplo, ya ha financiado 7.402 planes de negocios y ha generado 30.362 empleos con recursos por más de 600.000 millones de pesos en 793 municipios. La pandemia ha transformado la forma de hacer negocios.

¿Qué mensaje final tiene para todas las mujeres de Colombia y en especial para las que han sostenido sus ingresos durante esta pandemia a través de las ventas por catálogo?

Lo primero es mi admiración por todas las mujeres que se reconocen así mismas como emprendedoras, que son capaces, que son autónomas y que se están esforzando en prepararse más, en formarse mucho mejor y salir a competir en este
mundo económico que a veces es tan difícil.

Lo segundo, decirle a esas 2,4 millones de personas que están en el tema de venta por catálogo, al millón 700 mil mujeres, que aquí estamos para trabajar con ellas. Que esto que están armando ellas hoy, que es una empresa, pueda también multiplicarse y que que queremos ayudarlas en toda su formación a través de un programa muy bonito que tenemos con la Universidad Sergio Arboleda y otras instituciones en temas de liderazgo, mercadeo y emprendimiento. Lo que queremos es apoyarlas a todas ellas.

Puedes consultar en la fuente original aquí.

A Marta Lucía Ramírez, la primera mujer vicepresidenta en la historia del país, le correspondió ejercer su mandato en un período crítico para las mujeres, que no solo han sido, de lejos, las más afectadas por el desempleo, sino que han tenido que ver cómo se incrementan las situaciones de maltrato en muchas de sus familias.

La vicepresidenta habló con COLPRENSA sobre los esfuerzos que viene haciendo desde su despacho para evitar que las mujeres sean quienes pagan el costo más alto de la pandemia, y contó cómo viene trabajando con el Presidente para lograr una pronta reactivación del país, con la meta de generar más de 2 millones de empleos en el próximo año y medio.

Sobre la posibilidad de renunciar en los próximos meses, para lanzar su candidatura presidencial, prefirió no hablar por el momento, pero no descartó que en unos meses, dependiendo de cómo avance la pandemia, vea “si ese es un escenario que realmente tenga posibilidades”.

¿Cómo fue para usted vivir el 2020 con una pandemia abordo?

-Fue un año de mucha incertidumbre, de dificultad, de muchos retos. Pero no hemos parado de trabajar ni un segundo, he estado acompañando al presidente (Iván) Duque, que realmente ha tenido un liderazgo que es muy importante que el país valore en materia del fortalecimiento del sistema de salud para mejorar la capacidad de atender pacientes.

Usted ha liderado varios frentes en medio de la pandemia, uno de ellos, la reactivación económica ¿Cómo avanza este aspecto?

-Nosotros teníamos 22 pactos con 86 gremios de la producción, lo que hicimos durante tres meses y medio fue actualizarlos y esto realmente va a tener un impacto muy grande en el crecimiento económico y en los empleos.

En el compromiso por Colombia tenemos previsto generar más de 2 millones de empleos en el próximo año y medio. Eso está muy ligado a los pactos y todo el programa de reactivación donde tenemos 450 proyectos y unas inversiones de 173 billones de pesos, algunas de ellas con alianzas público-privadas.

La meta que nos hemos propuesto este año es que el crecimiento debe estar alrededor del 5% y también tenemos que trabajar muy duro para volver a bajar la tasa de desempleo, ojalá a un digito.

¿Usted cree que este propósito sí se logrará, aun en medio de la pandemia por el Covid-19 que parece nos va a acompañar por varios meses más?

La reactivación de nuestra economía nos muestra que realmente la recuperación se está dando, se está dando de manera sostenida. Esa recuperación no tiene marcha atrás, pero tenemos que estar todos muy comprometidos en lograr aplicar todos los protocolos de bioseguridad para poder seguir trabajando.

¿O sea que se descarta una nueva cuarentena como la que tuvimos cuando llegó la pandemia?

– Eso que están especulando sobre que de pronto volverá el cierre total, es impensable. Eso sería realmente impensable cuando sabemos cómo esto afecta la pobreza ¿Cuántas familias se han afectado por la pérdida de empleos y de ingresos?

Otros de los temas que usted ha liderado y que está relacionado con este crecimiento económico del que habla es el apoyo a trabajadores informales ¿Qué puede decir de esto?

-Es una obligación nuestra encontrar soluciones para todas estas personas que viven en la informalidad porque no tienen otra opción distinta desde el punto de vista laboral. Por esa razón nosotros hemos diseñado una serie de políticas públicas para lograr que puedan hacer transición hacia la formalidad.

Hay un programa que iniciamos para el acompañamiento de esta población en las ciudades donde hay más tasa de informalidad. Esto lo estamos haciendo en Cúcuta, Popayán, Neiva, Ibagué, Villavicencio, Barranquilla y Cartagena con los alcaldes. Les vamos a ayudar a volverse formales dándoles acceso a la financiación, capacitación y acompañamiento en la organización.

¿Cuántas personas esperan formalizar a través de este acompañamiento?

-En este momento el país tiene cerca de 925 mil micronegocios y emprendimientos informales que nosotros esperamos llevar a la formalidad en los próximos años, pero este año tenemos un mínimo de 40 mil de esos micronegocios para formalizar.

Usted también ha estado trabajando en la defensa de las mujeres en medio de esta pandemia, en especial cuando el país estuvo encerrado varios meses ¿Cómo estamos en esta materia?

-Es importante reconocer que Colombia es un país con unos niveles de machismo, desafortunadamente, muy altos y con unos niveles de exclusión, de marginalidad hacia las mujeres demasiado altos también, así como los niveles de violencia.

Desafortunadamente todo lo que nosotros empezamos a hacer desde el día uno del Gobierno, en el año de la pandemia se frenó porque veníamos dedicados a todo el tema del empoderamiento económico de las mujeres, el empoderamiento emocional, el empoderamiento político, a tomar las medidas para evitar la violencia intrafamiliar.

Justamente en medio de la pandemia se reportó un aumento en las agresiones contra las mujeres y niñas

-El año de la pandemia vimos que aumentó la violencia intrafamiliar en Colombia y en el mundo entero. Evidentemente, hay muchos hogares que no estaban acostumbrados a convivir por tantas horas, días y meses seguidos, muchas veces en espacios muy pequeños y con incertidumbre.

Hemos tomado correctivos, pero creo que hay que seguir con una tarea de a largo plazo educar, reeducar.

¿Qué tipo de acciones se tomaron?

-Ante el aumento significativo de llamadas a la línea 155 y que, desafortunadamente, no todas esas llamadas estuvieron acompañadas de denuncias, logramos que la Policía pudiera hacer visitas a esos domicilios para hacer seguimiento.

Pero la solución definitiva pasa por una solución estructural. La violencia contra la mujer tiene que ser rechazada, no solamente desde el punto de vista jurídico y penal, sino desde el punto de vista social y familiar.

Vicepresidenta, a muchos les preocupa que la vacunación masiva que se anunció contra el Covid-19 sea permeada por la corrupción.

-La vacunación hace parte de un fondo que está operando con toda la estructura jurídica de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres y la propia Procuraduría y Contraloría han venido haciendo acompañamiento de las medidas.

La Vicepresidencia está orientada a ayudar al Gobierno y al Estado a mejorar la transparencia y mejorar la transparencia, a que no haya decisiones que se tomen por debajo de la mesa sino que se tomen de manera pública, conocida, que sepamos lo que se está contratando.

Un asunto que usted tiene pendiente para este 2021 es avanzar en la extracción del Galeón San José, luego de que se declarara patrimonio cultural ¿Cómo avanza eso?

-Lo más importante del Galeón San José es que al decláralo patrimonio cultural de la nación podemos evitar que cualquiera de las piezas de ese recate vaya a parar en manos de los anticuarios, coleccionistas o negociantes de antigüedades.

Eso implica que la APP (alianza público privada) que estaba negociándose desde el Gobierno anterior tiene un cambio de fondo y por esa razón estaremos evaluando con él si estaría en capacidad de seguir adelante en la extracción de ese patrimonio sumergido y a qué precio lo haría para seguir con el segundo paso, que es definir el museo del Galeón.

¿Cuándo se definiría la extracción del tesoro?

-Estamos mirando el tema jurídico. Estamos viendo cómo sería el nuevo contrato con el originador porque lo que puede suceder es que en las nuevas condiciones a él no le interese continuar con la APP, entonces el Gobierno colombiano haría una convocatoria nueva para que haya otras opciones.

De aquí al mes de junio tendríamos definida la forma jurídica de la nueva contratación, si se hace nueva o si se mantiene el originador actual.

¿Piensa renunciar en los próximos meses para lanzarse a la Presidencia en 2022?

-En este momento lo único importante es el acompañamiento del presidente, el manejo de la pandemia. En el segundo pico de esta pandemia no puede haber otra prioridad distinta a lograr que todo el tema de la vacunación y la reactivación económica, se aceleren al máximo. Por ahora no tengo ninguna preocupación distinta que esa.

Pero no descarta la posibilidad…

-Este no es el momento para estar haciendo análisis ni cálculos personales. Creo que cada día trae su afán, esperemos a ver en unos meses cómo está el tema de la pandemia para ver en ese momento si ese es un escenario que realmente tenga posibilidades. Por ahora esa no es de ninguna manera la preocupación mía.

Puedes consultar en la fuente original aquí.

En entrevista con Colprensa, la vicepresidenta señaló que no se tiene esa medida en mente por la afectación económica que causa en los más pobres.

La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez descartó que el Gobierno Nacional esté pensando en una nueva cuarentena en todo el país como la que se decretó en 2020 para frenar los contagios de COVID-19.

“Eso que están especulando sobre que de pronto volverá el cierre total es impensable. Eso sería realmente impensable cuando sabemos cómo esto afecta la pobreza ¿Cuántas familias se han afectado por la pérdida de empleos y de ingresos?”, señaló la funcionaria en una entrevista con Colprensa.

Ramírez se enfocó en las metas que el Gobierno se ha planteado en cuanto a reactivación económica y en la intención de crear 2 millones de empleo en el año y medio que queda del gobierno del presidente Iván Duque Márquez.

“En el compromiso por Colombia tenemos previsto generar más de 2 millones de empleos en el próximo año y medio. Eso está muy ligado a los pactos y todo el programa de reactivación donde tenemos 450 proyectos y unas inversiones de 173 billones de pesos, algunas de ellas con alianzas público-privadas”, dijo Ramírez.

También comentó que desde el Estado se están estructurando algunas políticas para que las personas que están en la economía informal puedan hacer la transición a la formal: “Hay un programa que iniciamos para el acompañamiento de esta población en las ciudades donde hay más tasa de informalidad. Esto lo estamos haciendo en Cúcuta, Popayán, Neiva, Ibagué, Villavicencio, Barranquilla y Cartagena con los alcaldes. Les vamos a ayudar a volverse formales dándoles acceso a la financiación, capacitación y acompañamiento en la organización”.

Luego de las fiestas de Navidad y Fin de Año, el país presentó un aumento en el número de casos de contagio de COVID-19 y un incremento en la ocupación de camas UCI en varias ciudades del país, lo que obligó a los alcaldes a tomar medidas más restrictivas de la movilidad, con la intención de disminuir la velocidad de contagio.

En Bogotá, por ejemplo, se decretó la alerta roja hospitalaria por ocupación de UCI y se establecieron cuarentenas sectorizadas por localidades, de acuerdo con la demanda de servicios en salud.

Puedes consultar en la fuente original aquí.

La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez aseguró que su único futuro es su cargo actual.

A pesar del repunte del covid-19 en Colombia y las medidas restrictivas de la movilidad que han sido decretadas en diferentes partes del país, el Gobierno Nacional seguirá acelerando el proceso de reactivación económica.

Así lo aseguró, en diálogo con EL TIEMPO, la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, quien explicó que se invertirán 160 billones de pesos en este proceso.
También se refirió a una eventual candidatura presidencial suya.

Con respecto al covid, tenemos las UCI llenas y los muertos aumentan, pero la gente sigue aglomerándose y todavía se ve a personas sin tapabocas. ¿Qué está pasando?

Lamentablemente estamos en el segundo pico de la pandemia, y aunque reconocemos que la mayoría de colombianos han cumplido las normas de bioseguridad, también es cierto que falta conciencia y mayor responsabilidad por parte de algunos. Hemos recorrido un camino largo y entiendo que estemos cansados, pero no es momento de bajar la guardia, menos aún, cuando ya tenemos una luz de esperanza con la vacuna que el Presidente ha gestionado para aplicar gratuitamente. En contados días, empezaremos a vacunar a las poblaciones más vulnerables, hasta llegar a la meta final.

Desde el Gobierno seguiremos poniendo en marcha las acciones necesarias para frenar el contagio, fortalecer el sistema de salud y responder a las necesidades de salud pública y asistencia social de la población, en un trabajo mancomunado con los gobernantes locales, teniendo en cuenta la necesidad de atender dos objetivos complementarios: proteger vidas y recuperar los empleos de las familias colombianas.

Este será el año de la reactivación, pero el virus parece estar muy fuerte, ¿está en riesgo la reactivación? ¿Las metas previstas se pueden afectar?

La reactivación de la economía no tiene marcha atrás, aunque tenemos claro que la pandemia nos acompañará por un tiempo más. De ahí la exigencia de cumplir estrictamente los protocolos de bioseguridad. No podemos ser tolerantes con actitudes irresponsables que ponen en riesgo la vida y los empleos de las familias colombianas.

Semanalmente, con el presidente Duque hacemos seguimiento a la ejecución de los 440 proyectos incluidos en la agenda de reactivación ‘Compromiso por el futuro de Colombia’ con la inversión de más de 160 billones de pesos que crearán cerca de dos millones de empleos.

Con 86 gremios de la producción trabajamos en la reconfiguración de 22 pactos por el crecimiento de igual número de cadenas de valor que dan cuenta del 60 % del PIB nacional. Para ello, tenemos en marcha 125 acciones priorizadas y/o reconfiguradas para el crecimiento y el empleo de nuestros 22 pactos.

Entre enero y marzo, de la mano de las alcaldías de ocho ciudades capitales pondremos en marcha proyectos piloto para la transición de la informalidad a la formalidad de cerca de 40.000 micronegocios informales, buscando la inserción en el aparato productivo con acciones para el acompañamiento integral, capacitación, financiamiento y asociatividad que incluya también a los vendedores ambulantes y emprendedores de a pie.

Con las recomendaciones de la misión de internacionalización fortaleceremos la estrategia exportadora de la agroindustria, los servicios y la manufactura de Colombia.
Todas estas acciones quedarán delineadas en el Conpes de reactivación económica, que tendremos prontamente con la hoja de ruta para que, en el corto plazo, podamos retomar la senda de desarrollo y crecimiento del 4 % que teníamos al recibir el choque del covid-19 y, en el largo plazo, transitar hacia un crecimiento del 5,5 % sostenible y sostenido, haciendo énfasis en la digitalización, el emprendimiento, el mercado laboral incluyente con las mujeres, y en especial la bioeconomía, como lo determinó nuestra misión de sabios.

¿Sería partidaria de una nueva cuarentena total en el país?

Ya sabemos que los costos de una cuarentena total son inconmensurables y el peor de ellos es el retroceso en materia de pobreza. La solución no está en quedarnos inermes ante un virus que no va a desaparecer de la noche a la mañana. Desde el Gobierno, nuestra invitación será siempre por proteger la salud de todos y mantener activo el país, la economía y el empleo, con las debidas precauciones. Haremos todo lo que esté a nuestro alcance por evitarla y debemos promover más pedagogía y sanciones económicas y sociales drásticas a quienes, irresponsablemente, expongan a otros al contagio.

¿En qué va el tema de la reactivación de los informales? ¿Cómo hacer para que la informalidad no ayude a propagar el virus?

En medio de este último año tan difícil que vivimos, encontramos una oportunidad de avanzar hacia el desarrollo con enfoque social. Desde abril pasado, nos pusimos manos a la obra para elaborar una estrategia que nos permitiera darle oxígeno a uno de los sectores más golpeados por la crisis: el 47 % de las personas ocupadas que constituyen la población informal. También empezamos la tarea de unir fuerzas con la academia y el sector privado para tender puentes hacia la formalización, tema al que le he dedicado mucho trabajo.

Como fruto de este trabajo, en diciembre pusimos en marcha dos proyectos piloto para la reactivación de informales en Cúcuta y Popayán, y entre enero y marzo llegará a Barranquilla, Montería, Neiva, Ibagué, Villavicencio, Bucaramanga, Pereira y Cartagena. En esta primera etapa buscamos beneficiar 40.000 micronegocios, de los 925.000 que existen en las urbes priorizadas. Desde la Vicepresidencia articulamos acciones de entidades nacionales y locales, así como las cámaras de comercio, el empresariado y la sociedad civil en torno a la consolidación de oportunidades para la generación de ingresos y formalización de esta población.

Llevaremos los beneficios de la asociatividad a través de la creación de al menos 50 cooperativas de vendedores ambulantes y artesanos, y con el Ministerio de Agricultura buscaremos la vinculación de 200.000 mujeres a emprendimientos rurales mediante asistencia técnica y financiación y a la agricultura por contrato. Como lo he reiterado, la asociatividad es estratégica para que podamos caminar hacia la formalización y generar nuevos empleos, accediendo a mejores precios, posibilidades, comercialización y producción de bienes.

¿Qué ha pasado con el estatuto anticorrupción que radicó en el Congreso y que no ha avanzado? ¿Será que en el Congreso hay gente que le tiene pereza a esa iniciativa?

El ‘Proyecto integral de transparencia, prevención y lucha contra la corrupción’ ya tiene un excelente ponente, el senador Germán Varón Cotrino. Este articulado es una verdadera alianza por la transparencia y contra la corrupción. En su creación participaron 25 entidades del Estado, todos empujando hacia el mismo lado para cerrarles las puertas a los corruptos. Hemos realizado socializaciones con la sociedad civil y con la academia y se convocó una audiencia pública en el Senado para presentarles el detalle del articulado.

El proyecto de ley, un estatuto de prevención de la corrupción, fue radicado en el Congreso el 27 de octubre con el número 341 y empieza su discusión en esta legislatura. Su trámite en el Congreso es la recta final de una gran iniciativa de interés nacional en la que incluimos muchos temas que antes eran tabú y mantenían una gran opacidad en contratación facilitando la vida a los corruptos. Esperamos no solo un gran apoyo del Congreso, de la ciudadanía y de los medios de comunicación. No veo razones para tenerle pereza, sino muchos motivos para que por fin se les acabe la fiesta a los corruptos. Invito a todos los colombianos a que estén muy pendientes de que los 91 artículos se aprueben, para seguir avanzando en la transparencia y el cuidado de lo público.

Para nadie es un secreto que a usted le gustaría aspirar a la Presidencia. ¿Está pensando en renunciar al cargo?

El único futuro en el que pienso es el presente y cómo salir fortalecidos como sociedad de esta pandemia. Estoy dedicada a trabajar por Colombia desde mi rol como vicepresidenta, acompañando al presidente Iván Duque en este gran compromiso de sacar adelante el programa de gobierno para el cual fuimos elegidos.
Cada día trae su afán y esta no es una idea a la que le haya dedicado tiempo de mis responsabilidades como vicepresidenta.

¿Qué opina de los hechos que hemos presenciado en EE. UU. por causa de la reacción de Trump apoyada por su gobierno?

El manejo de las relaciones exteriores del país le corresponde exclusivamente al Presidente de la República y él jamás expresó ningún apoyo a la candidatura de reelección del presidente Trump, precisamente porque sabe que la relación con Estados Unidos trasciende a las personas y las coyunturas. Es una relación institucional, bipartidista y compartiendo compromisos de largo plazo por las libertades, la institucionalidad y la democracia.

Sobre los hechos de esta semana, opino que la protección a las instituciones democráticas es la única garantía de estabilidad, progreso, el respeto a la dignidad de una nación, a los derechos políticos y ciudadanos de vivir en paz y concordia. Estados Unidos debe seguir siendo faro y referente en materia de solidez institucional y constitucional. Nada ni nadie debe estar por encima de la Constitución y las leyes.

Puedes consultar en la fuente original aquí.

La Vicepresidenta de la República, Marta Lucía Ramírez, señaló que en Colombia las mujeres no participan, en igualdad de condiciones, en el mercado laboral. “Lastimosamente, sigue existiendo una brecha bastante amplia en el mercado laboral entre hombres y mujeres y esta se extiende, aún más, en los cargos ejecutivos y directivos”, dijo Ramírez.

¿Qué está haciendo el Gobierno para producir cambios frente al componente cultural que asigna a las mujeres labores de hogar y de cuidado, lo cual incide en el tipo de empleo por el que optan?

Hemos desarrollado varias iniciativas que ofrecimos desde nuestra campaña orientadas precisamente al empoderamiento económico de las mujeres. Y, de todas maneras, se necesita un cambio social.

Las mujeres deben poder escoger, con total libertad, la actividad económica y profesional que más les satisfaga y deben poder contar con que el trabajo del cuidado se reparte equitativamente entre todos los miembros del hogar.

En todo caso, es necesario impulsar a fondo la pensión familiar que permita que aquellas mujeres que han pasado la mayor parte de su vida productiva al cuidado del hogar, tengan la posibilidad de que sus seres queridos aporten por ellas los recursos necesarios para obtener una pensión.

¿Qué políticas o acciones adelanta el Gobierno para abrir más campo de trabajo a las mujeres?

Desde el Gobierno tenemos claro que la generación de oportunidades económicas para las mujeres es un eje de la estrategia de reactivación económica.

Por eso, se creó un patrimonio autónomo para promover, financiar y apoyar exclusivamente los emprendimientos y empresas de mujeres, que podría llegar a 350.000 beneficiarias.

Igualmente, en medio de la pandemia, se ha priorizado la atención a las mujeres, por ser unos de los sectores más afectados en medio de la crisis. Se puso en marcha la estrategia ‘Colombia se reactiva con las mujeres’; hoy, cerca de 367.000 mujeres rurales y madres cabezas de familia son beneficiarias de Ingreso Solidario.

Además, impulsamos la directiva presidencial N° 11, que ordena a los ministerios garantizar la generación de empleo para esta población. De la misma manera, por primera vez, se destinaron recursos para fortalecer el emprendimiento y desarrollo empresarial de las mujeres, a través del Fondo Mujer Emprende.

Y, sobre la base del Plan Nacional de Desarrollo, se han construido logros trascendentales para trabajar en el cierre de brechas. Es así como logramos que todos los departamentos diseñaran planes de desarrollo con enfoque de género.

Puedes consultar en la fuente original aquí.

Al destacar que Colombia asumió recientemente la presidencia del Foro para el Progreso de América del Sur (Prosur), la Alianza Pacífico y la CAN, espacios multilaterales para la promoción del comercio, la funcionaria habla de los planes para que el país sea la “India de América Latina”.

Este año se cumplen 30 años de la apertura económica, sueño que el país se propuso cumplir en las postrimerías del siglo XX. El CONPES 2494 de 1990 perfiló una estrategia con una apuesta clara: la modernización de la economía colombiana y su internacionalización debían ir inequívocamente de la mano.

Tres décadas después, Colombia tiene acuerdos comerciales con 16 países que son el 60% del PIB mundial. Con ello, los colombianos accedimos a una variada oferta de bienes y servicios, al tiempo que nuestro empresariado se insertó en un mercado de más de 1.800 millones de consumidores.

No obstante, lo cierto es que nuestro grado de apertura, medido como participación de importaciones y exportaciones en el PIB, es menor al resto de Latinoamérica (38,1% vs. 45,7%). Este hecho ha suscitado numerosas críticas, las más radicales, lo catalogan como muestra del fracaso del modelo económico. Apreciaciones como estas, ignoran que la globalización ha permeado el desarrollo mundial, y que no es opcional insertarse en los mercados internacionales.

Estamos ante un momento único. Hacer política de comercio exterior es cada vez más difícil debido a la diversidad de actores y procesos que hoy intervienen en los intercambios comerciales. No es gratuito que el proteccionismo haya aumentado en varias latitudes. Los efectos económicos de la pandemia acentuaron el fenómeno. Las cadenas productivas nacionales e internacionales se paralizaron por cuenta de las cuarentenas y el empresariado se está acoplando a los cambios. No en vano la OMC estima que el comercio internacional mundial caerá 30% este año.

El Banco Mundial afirma que insertarse en el mercado internacional aumenta el ingreso, fomenta la creación de empleo de calidad y reduce la pobreza. Para Colombia esos beneficios solo se materializarán en la medida que participemos en él de manera más sofisticada. La regulación, los gustos de los consumidores, el masivo uso de tecnología e información requieren de procesos de producción y comercialización cada vez más avanzados.

Colombia asumió recientemente la presidencia del Foro para el Progreso de América del Sur (Prosur), la Alianza Pacífico y la CAN, espacios multilaterales para la promoción del comercio. Dicha circunstancia se alinea maravillosamente con la instauración de la misión de internacionalización para recibir recomendaciones en pro de aumentar la competitividad y productividad del aparato productivo de cara a la ingente necesidad de insertarlo en las cadenas globales de valor.

La misión cuenta con una nómina de lujo compuesta por cinco reconocidos expertos internacionales en tendencias globales y mejores prácticas en diseño de política comercial, acompañados de cinco expertos nacionales que aterrizan las discusiones a las condiciones país. A ellos se suman representantes de los ámbitos empresarial, político y académico. Las recomendaciones de la misión serán publicadas a principios de 2021.

La misión concentró sus análisis en 15 áreas de trabajo como caracterización de cadenas globales de valor en la era post-covid, alternativas de política comercial, modelos para la prestación de servicios modernos, atracción de inversión extranjera y poder de mercado.

Apalancados en que somos el segundo país más biodiverso del mundo, daremos un salto productivo en torno al desarrollo sostenible y la bioeconomía. A su vez, nuestras ventajas en el sector servicios y la economía naranja nos permitirán proyectarnos como la “India de América Latina”.

El 2020 ha sido un año que ha puesto a prueba toda nuestro tesón y capacidad de trabajo. Al igual que hace tres décadas, debemos unirnos en torno a la internacionalización de la economía. No desaprovecharemos la oportunidad de oro de transformar la economía colombiana.

Puedes consultar en la fuente original aquí.

  • Nacen dos nuevas herramientas con las que la ciudadanía podrá, con “un solo click”, monitorear de manera sencilla cómo se están ejecutando los recursos públicos de su territorio.
  • El INAC en su fase inicial, mide a 82 entidades del nivel nacional y para el 2021, se realizará la medición para las gobernaciones y alcaldías de ciudades capitales del país.
  • Hoy, PACO recoge a nivel nacional 54.912 sanciones disciplinarias publicadas en el Sistema de Información de Registro de Sanciones y Causas de Inhabilidad SIRI, sistema administrado por la Procuraduría General de la Nación. Para acceder, ingrese a: portal.paco.gov.co.

Bogotá́, D.C., 17 de diciembre de 2020 (@ViceColombia [email protected]).  La Vicepresidente Marta Lucía Ramírez presentó –este jueves– el Portal Anticorrupción de Colombia –PACO- y el Índice Nacional Anticorrupción –INAC-, dos nuevas herramientas que les cerrarán el paso a los corruptos. El objetivo es lograr instituciones sólidas, mayor participación ciudadana y vigilar el uso de los recursos públicos.

“La lucha contra la corrupción es fundamental para lograr que cada peso, cada activo, tenga una utilización de acuerdo con la ley, asegurando el bien común. Ningún recurso del Estado puede estar dedicado a favorecer intereses privados, particulares, y mucho menos, intereses oscuros, como desafortunadamente ha sucedido muchas veces”, afirmó la Vicepresidente.

Con estos dos nuevos instrumentos, la Vicepresidencia de la República y la Secretaría de Transparencia, buscan garantizar a la ciudadanía el acceso transparente a la información pública, medir las capacidades de las instituciones en la lucha contra la corrupción y, a través de alertas, contrarrestar este flagelo, que tanto daño le ha hecho al país.

“Con INAC y PACO vamos a cerrar los espacios a la opacidad, a la falta de información; vamos a poder actuar eficazmente, oportunamente, certeramente, profundamente, no quedarnos por las ramas que es lo que tristemente hemos visto en el Estado durante muchos años”, dijo la funcionaria.

Así mismo destacó importantes avances en la lucha contra este flagelo pero aún quedan muchos retos para fomentar en el país una cultura de transparencia, legalidad y cero tolerancia con la corrupción.

Entre tanto, la Secretaria de Transparencia, Beatriz Elena Londoño Patiño dijo que  espera que “PACO se convierta en el portal único anticorrupción de uso preferente de todos los colombianos, de todas las entidades públicas, de los alcaldes, de los gobernadores y del Gobierno Nacional, como un insumo importante para la tarea en la que nos tenemos que centrar y comprometer todos, que es acabar con la corrupción, cerrarles a los corruptos las puertas y visibilizarlos para frenar el mal uso de los recursos públicos”.

Así mismo, la Vicepresidente destacó que, cerrándole el cerco a la corrupción, el país podrá lograr su mejor versión. “Estamos convencidos de que, si todas las entidades del Estado y la ciudadanía nos concentramos en el cumplimiento de esos objetivos, Colombia en el 2030, logrará una tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto constante alrededor del 6%, una reducción en la tasa de desempleo alrededor del 7% y lo más importante, el país en el 2030 logrará acabar con la pobreza extrema y reducir sustancialmente la pobreza monetaria, porque solo así es como Colombia puede convertirse en un país desarrollado”, puntualizó la Vicepresidente.

El INAC fortalecerá la institucionalidad

Una de las nuevas herramientas es el Índice Nacional Anticorrupción de Colombia (INAC), con el cual se busca romper la relación que existe entre la corrupción y la debilidad institucional. Está compuesto por otros índices oficiales y permitirá identificar fortalezas y debilidades de las autoridades colombianas en la lucha contra este delito.

“El INAC es un índice que hemos producido con la Secretaría de Transparencia para poder contar con mediciones objetivas que nos permitan detectar los vacíos, las debilidades y poner correctivos a tiempo, para que todas las autoridades y las instituciones en Colombia sepan que la lucha contra la corrupción no tiene fin y en esta lucha, desde el presidente de la República hasta el más sencillo de los servidores públicos, es responsable”, afirmó la Vicepresidente.

El Índice se basa en cuatro fuentes de información: Índice de Transparencia y Acceso a la Información (ITA) de la Procuraduría General de la Nación; el Índice de Integridad (INTEGRA) de la Procuraduría General de la Nación; el Índice de Desempeño Institucional (IDI) del Departamento Administrativo de la Función Pública, e Indicadores del SECOP de Colombia Compra Eficiente. En su fase inicial, mide a 82 entidades del nivel nacional y para el 2021, se realizará la medición de gobernaciones y alcaldías de ciudades capitales.

Más participación ciudadana

Por su parte, el Portal Anticorrupción de Colombia, PACO, es una herramienta que permite a todos los colombianos conocer, consultar, cruzar, analizar, corroborar información o hechos que puedan llegar a constituir alertas de eventuales hechos de corrupción.

Para la Vicepresidente esta es una herramienta fundamental, estratégica y participativa. “Una buena democracia no solamente se hace con buenas instituciones y buenos funcionarios, una buena democracia se hace con buena ciudadanía: madura, conocedora, activa, que realmente sepa cómo contribuir y velar por sus propios intereses y por el buen manejo de la cosa pública”, afirmó.

Hoy, PACO evidencia, a nivel nacional, 54.912 sanciones disciplinarias registradas en el Sistema de Información de Registro de Sanciones y Causas de Inhabilidad SIRI, sistema administrado por la Procuraduría General de la Nación. Así mismo, existen 1.444 sanciones penales ejecutadas a nivel nacional, 3.902 sanciones enlistadas SECOP por incumplimientos contractuales, y 5.961 personas registradas con sanciones fiscales.

Para el año 2021, en la segunda y tercera fase, PACO prevé la incorporación de nuevas bases de datos, de inteligencia artificial para el perfilamiento de posibles actos de corrupción, así como un instrumento de captura automática que permita hacer búsquedas en tiempo real de indicios sobre posibles hechos de corrupción.​

Puedes consultar en la fuente original aquí