Categoría

Sala de comunicación

Categoría

Marta Lucía Ramírez calificó como una decisión histórica esta reforma en el Código Electoral y llamó a las mujeres a no servir “de relleno”.

En último debate en el Senado fue aprobada la reforma al Código Electoral, la cual incluye la paridad de género, que obliga a que las listas de los partidos políticos estén compuestas un 50% por mujeres, garantizando que de ahora en adelante habrá mayor participación de las mujeres en política.

En diálogo con La FM, la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez calificó esta decisión como histórica y celebró que así como sucedió en el año 1957 – con el voto femenino en Colombia – esta vez, todas las mujeres independientemente de los partidos políticos se unieron para lograr la aprobación de la paridad de género en las listas.

“La huella de la mujer en este momento es necesaria, como tener mujeres gerentes del Banco de la República o ministras de Hacienda, para lograr que la fiscalía de las finanzas se concentren en garantizar los derechos de las mujeres y superar las brechas”, expresó.

Aseguró que esto es un gran avance en la política de Colombia, pues este cambio obligará a los partidos políticos a que hagan reformas internas y se puedan ver mujeres al frente de las colectividades.

“Esa paridad en las listas toma en serio a las mujeres, implica cambios profundos al interior de los partidos para impulsar las candidaturas de las mujeres y servirá para que haya más participación de nosotras en altos cargos del Estado”, agregó la segunda al mando del Gobierno.

Según Marta Lucía Ramírez, una de las mujeres que ha logrado hacer historia en el país al ser la primera ministra de Defensa y la primera vicepresidenta de Colombia, la política en el país ha sido machista y han usado a las mujeres “de relleno”.

“Las mujeres no podemos prestarnos para ser rellenos en las listas, tienen que ser mujeres altamente preparadas y con vocación política. Las mujeres no pueden llegar a las listas porque son la cuota de x, y o z o la maquinaria familiar de x, y, o z, sino porque tienen la preparación y el conocimiento del Estado”, aseveró, señalando que a la política deben llegar mujeres altamente profesionales.

Puedes escuchar la entrevista completa aquí

El incremento de cuatro millones en los ocupados al cierre de octubre, junto con buenas noticias en construcción y agricultura, y la recuperación de la confianza empresarial y de consumidores, nos embargan de optimismo porque son señal inequívoca de que el barco de la reactivación zarpó. No obstante, lo asumimos con moderación, porque seguimos expuestos al rebrote del covid-19, así como a solventar grandes retos a nivel económico como la informalidad.

Hoy más que nunca debemos implementar medidas audaces e innovadoras para superar la crisis y reconfigurar el aparato productivo para generar equidad e inclusión en favor de mujeres, jóvenes e informales. En esta búsqueda, requerimos del concurso de los gobiernos nacional y locales, el sector privado y la sociedad civil.

Uno de los grupos más afectados por la emergencia sanitaria es la población ocupada en condición de informalidad que podríamos identificar como “emprendedores de a pie”. La pandemia tuvo efectos más pronunciados sobre ellos, porque el aislamiento preventivo obligatorio paralizó su vida productiva, adicionalmente, su acceso a servicios de salud y elementos de bioseguridad es bastante limitado. A 2019, 61% de los ocupados a nivel nacional, es decir, más de 13 millones de colombianos, hacían parte de este segmento. De ellos, 8,6 millones de personas trabajaban en más de 5,8 millones de micronegocios.

Conscientes de esta realidad, en la agenda del “Compromiso por el futuro de Colombia” liderada por el presidente Duque, avanzamos en una estrategia para la reactivación económica de los emprendedores de a pie. Trabajamos con los ministerios de Comercio y Trabajo, Dane, DPS, Dapre, la Corporación Minuto de Dios y Confecámaras, entre otras entidades gubernamentales y expertos nacionales, en soluciones viables, altamente transformadoras para esta población.

Como resultado articulamos programas y apoyos otorgados por entidades nacionales a aquellos ofrecidos por gobiernos municipales, dando origen a un ecosistema de servicios para el acceso de esta población y los micronegocios que los emplean, a oportunidades de desarrollo humano, mercadeo y comercialización, innovación, financiación y asociatividad.

Con ello, queremos poner en marcha un laboratorio social para la inclusión productiva, que ofrezca dos rutas: una para empleabilidad y otra para emprendimiento con prioridad en la sostenibilidad, crecimiento y expansión de micronegocios, con y sin establecimiento, habilitando así su tránsito hacia la formalidad. Vale resaltar dos estrategias que desarrollamos con Confecámaras y Minuto de Dios: la anotación simplificada y el programa de mentorías para micronegocios. Con ellas, obtendremos información valiosa para la focalización y ajuste de la oferta.

Por la envergadura de este enfoque, priorizamos la puesta en marcha de proyectos piloto en 10 ciudades capitales, lo que nos permite visibilizar sus beneficios y aprendizajes, con miras a la implementación a nivel nacional.
Comenzaremos con Cúcuta, Barranquilla, Popayán, Bucaramanga, Pereira, Villavicencio, Ibagué, Neiva, Montería, y Cartagena, para promover el tránsito gradual de la informalidad a la formalidad.

Según el Dane, existen cerca de 925.000 micronegocios en estas ciudades que podrían ser cubiertos bajo esta estrategia, de los cuales 14% son ambulantes y 34% se ubican en vivienda. Esta propuesta en conjunto lograría una reactivación incluyente para el beneficio de futuras generaciones, con un crecimiento económico más elevado, a la par de una mejora sustancial en el empleo, con impactos positivos en equidad y la reducción de la pobreza en todas sus dimensiones. ¡Queremos más y mejores oportunidades para poblaciones vulnerables: informales y mujeres!

Puedes leer la noticia en su fuente original aquí

La vicepresidenta habla sobre el panorama político actual en Colombia. Ramírez sostiene que terminará su periodo y no descarta en algún momento volver a buscar la Presidencia. La primera mujer en llegar al segundo cargo político más importante en el país está recargada.

Luis Carlos Vélez: En estos 20 meses que quedan de gobierno, ¿cuál va a ser su objetivo principal en la Vicepresidencia?

Marta Lucía Ramírez: El mismo del primer día. Acompañar el trabajo del presidente Iván Duque, servirle a Colombia y cuidar al país. Mi trabajo en lo público lo he hecho siempre queriendo impulsar a Colombia, cuidarla, fortalecerla. En este trabajo espero que consolidemos a fondo muchas políticas en las que hemos tenido un gran liderazgo, todo el tiempo acompañando el liderazgo del presidente. Fortalecer todo el legado que quiero dejar en el tema de mujeres porque la equidad de género llegó para quedarse en la agenda pública y privada en el país. Esto no es un tema de moda o de lo “políticamente correcto”. La equidad de género es la que va a resultar sacando adelante a Colombia de manera irreversible. Vamos a consolidar la reactivación económica sectorialmente con 86 gremios de la producción con 22 pactos. Un tercer campo en donde espero consolidar nuestro trabajo es el de la transparencia. Y, finalmente, estamos enfocados en el tema infraestructura. Allí complementamos la agenda 4G con los proyectos del canal del Dique; Pacífico-Orinoquia; el pacto bicentenario y el desarrollo de los ferrocarriles.

L.C.V.: ¿Va a terminar su periodo?

M.R.: Yo espero que sí. Uno no es dueño de su vida, esperaremos cómo se van dando las cosas durante las próximas semanas y meses, pero espero que sí.

L.C.V.: ¿Va a buscar la Presidencia?

M.R.: Para mí en este momento el único futuro es este presente. Y este presente es trabajar decididamente acompañando la tarea del presidente Iván Duque. Esa tarea es mucho más trascendente y profunda de lo que desafortunadamente a veces registran los medios. Aquí hay cambios fundamentales en temas de sostenibilidad, de inversión, de inclusión social. Estamos haciendo un Gobierno que, sin duda, está transformando a Colombia con millones de ciudadanos para construir nación.

L.C.V.: ¿Después de Duque quién?

M.R.: Después de Duque alguien que le garantice a Colombia continuidad en las políticas públicas de este Gobierno. Después de Duque alguien que le garantice a nuestro país continuidad en estar buscando de manera obsesiva esa equidad que nos cierre la brecha entre los colombianos, que cierre la brecha en contra de las mujeres y que cierre la brecha entre las regiones. También necesitamos a alguien que continúe la implementación de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial acordados con las Farc y que además avance para acabar con la pobreza y la pobreza extrema para siempre. Ojalá que sea una persona que tenga esa misma convicción.

L.C.V.: ¿Esa persona está en el conservadurismo, en el Centro Democrático o en dónde?

M.R.: Yo creo que esa persona no puede estar con sus dos pies puestos solamente en un lado del espectro político. Esa persona tiene que estar con sus dos pies mirando hacia la historia de Colombia y hacia adelante. Esa persona tiene que tener, por encima de todo, amor por este país, vocación de servicio y mucho conocimiento del Estado y del manejo de la cosa pública.

L.C.V.: Esa es la definición que hacen algunos del centro…

M.R.: Puede ser en la medida en que uno en este momento tiene que reconocer esa diferencia ideológica del pasado en donde se decía: lo social está mucho más de un lado del espectro político, y del otro están entonces el Estado de derecho, la justicia, el desarrollo económico. Pero es que hoy es inconcebible manejar un país si no se logra ese balance entre Estado de derecho y la promoción de la inversión para que genere empleos que mejoren a su vez el nivel de vida de los colombianos y garanticen bienestar. Me siento muy convencida de que esa es la posición política que hay que tener y en eso hay que ser ecléctico; hay que tomar lo mejor de todos los lados cuando de verdad lo que se quiere es construir un mejor país.

L.C.V.: ¿Qué es Marta Lucía responde?

M.R.: Es un blog que inicié en medio de la pandemia cuando surgieron una cantidad de ataques, porque me cogieron con una ametralladora en las redes. Eran tantos los ataques que no quería distraerme de lo único importante que era trabajar y servirle a Colombia estando unida al presidente. Abrí este blog para contestar a tantas mentiras, calumnias y descalificaciones y para poder contar el trabajo que estamos haciendo.

L.C.V.: ¿Quién la estaba atacando?

M.R.: La verdad no sé y no importa. Yo me impresiono porque creo que en una pandemia, cuando uno ve con tanto dolor lo que le puede pasar al país, lo único que uno quiere es ver cómo ayuda, cómo construye. En medio de esta pandemia surgieron un montón de líderes del odio y de lo destructivo. Algunos de ellos se dedicaron a ametrallar y realmente ni siquiera he querido preguntar quiénes son. Mi política de vida ha sido nunca dejar que se alimenten odios y resentimientos en mi corazón. Nunca dejar que haya espacio para ese tipo de actitudes. Las controversias que haya las explico y los odios contra mí no los puedo cambiar. Lo importante es no dejarme distraer y trabajar por los colombianos.

L.C.V.: ¿Cómo ve a la oposición?

M.R.: La veo confundida, dando palos de ciego, creyendo que al atacar al Gobierno ganan réditos. No se dan cuenta de que atacando al Gobierno lo único que hacen es retrasar el progreso del país.

L.C.V.: ¿Se imaginaba que las críticas iban a ser tan fuertes?

M.R.: No, no lo esperaba. Uno tiene claro que cuando toma la decisión de hacer política se encuentra con mucha gente con la que no coincide. Mucha gente que válidamente tiene una opinión negativa o que tienen antipatías. Pero nunca pensé que hubiera motivos para semejantes ataques despiadados. Ese tipo de controversias también me hicieron reflexionar sobre lo importante que es tener una hoja de vida limpia, tener la capacidad de mirar a los ojos a los colombianos y decirles que no tengo nada que esconder. Todos esos ataques tan crueles evidenciaron para muchísima gente que no tenían fundamento. Por el contrario, lo que he recibido es una cantidad de mensajes y de gente apoyándome en las regiones. Ahora podemos viajar y lo que hemos encontrado es una avalancha de gente maravillosa diciendo que confía en mí, que el trabajo del Gobierno los llena de esperanza y eso es lo más valioso. Saber que hay muchísima gente que reconoce el trabajo que estamos haciendo.

L.C.V.: La noto con nuevos bríos…

M.R.: La verdad es que hay momentos en que a uno lo cogen a golpes y por supuesto que lo tiran al suelo. Lo importante es preguntarse si se va a quedar en el suelo mirando hacia abajo, o si mira hacia el cielo y dice: me voy a levantar con más fuerza que nunca. Cuando uno está en lo público por vocación, que es mi caso, uno sabe que vino acá para servir y que ese servicio implica tener una fuerza interior muy grande todos los días. Los desafíos de Colombia son enormes, pero las oportunidades de este país son infinitamente más grandes. A mí me tumbaron al suelo, pero abajo miré para el cielo y me he levantado con más fuerza que nunca a servirle a este país.

L.C.V.: ¿Para usted el “duquismo” existe?

M.R.: A la política colombiana le han hecho mucho daño los “ismos”. Muchas veces la gente, por antipatía a la persona, termina por desconocer todo lo valioso que se ha aportado en el periodo de un Gobierno. Hay que eliminar los “ismos”, pero sí darles continuidad a las buenas cosas que se hacen en los periodos presidenciales

L.C.V.: ¿Por qué siendo este presidente el más joven de la historia recibe tantas críticas de los jóvenes del país?

M.R.: Los invito a que se sienten a conversar con nosotros, a que nos pregunten y nos hagan todas las críticas. Pero, sobre todo, para escucharlos a ellos y construir una agenda que nos mejore este país. Este es un Gobierno que ha estado dispuesto a escuchar a las mujeres, a los jóvenes, a los empresarios. Los jóvenes, desafortunadamente con las redes sociales, se han quedado en 140 caracteres y no con su derecho a preguntar y a recibir respuestas construyendo también. Los jóvenes tienen que ser la bisagra entre el país del pasado y el país del futuro, entendiendo que los medios y las redes los vuelven protagonistas de primer orden. Si tuvieran más conversación con nosotros estoy segura de que cambiarían su percepción sobre lo que ha hecho el Gobierno y sobre el presidente.

L.C.V.: Algunos políticos como Humberto de la Calle han dicho que sería bueno eliminar la Vicepresidencia. ¿Qué les responde?

M.R.: Él tuvo una Vicepresidencia que fue difícil por su mala relación con el presidente Samper. La figura de la Vicepresidencia se generó como la manera de darle al elector la oportunidad de opinar sobre esa persona que, en un momento determinado, podría reemplazar al presidente. A mí me parece que, entre elegir esa fórmula vicepresidencial o aceptar que la impongan a dedo los círculos políticos, es mejor la elección ciudadana de la fórmula. La Vicepresidencia debería, sin embargo, tener tareas fijas permanentes: la transparencia, la equidad en las regiones y la ayuda en temas económicos, como lo hemos hecho nosotros. Ningún vicepresidente que realmente honre una tarea tan importante quiere que se muera el presidente para reemplazarlo. Lo que uno quiere es complementar la tarea del presidente y por eso creo que la oficina tiene que tener esos temas transversales permanentes.

L.C.V.: ¿La primera mujer presidenta de Colombia va a ser usted o Claudia López?

M.R.: Eso lo dirán los electores en el momento adecuado.

L.C.V.: Es decir que usted sí piensa lanzarse en algún momento…

M.R.: Quizás, no sé. Usted sabe que viendo las elecciones de Estados Unidos todavía tenemos esperanza. Pero sí debo decir que esta vez tengo a toda mi familia en mi contra.

L.C.V.: ¿Petro, Fajardo o Tomás?

M.R.: ¿Por qué no mete a ninguna mujer en esas candidaturas?

L.C.V.: La única mujer que sale en las encuestas es usted…

M.R.: Lo que pasa es que no las han medido a todas.

Consulta la entrevista en la fuente original aquí

La vicepresidente Marta Lucía Ramírez dejó en firme un plan integral para superar la emergencia invernal en Dabeiba (Occidente antioqueño), reubicar a los damnificados y poner en marcha proyectos productivos que les permitan a las comunidades, recuperarse de los embates de la naturaleza, tras las fuertes lluvias que causaron la emergencia el pasado 13 de noviembre..

Tras un Puesto de Mando Unificado (PMU) que lideró en el municipio, anunció que se adelantará un censo, en aras de distribuir las ayudas humanitarias. Al término del recorrido por los albergues, la funcionaria anunció que se trabaja en la búsqueda de un lote para la ubicación de las 317 familias afectadas.

“Estamos mirando varios predios y lo ideal es que se construya allí su albergue temporal y se establezcan las viviendas definitivas. Son 317 familias, 767 personas que tenemos que volver a darles esa estabilidad y ese desarrollo económico”, manifestó Ramírez.

La vicepresidenta fue enfática en que “la prioridad es garantizar una ubicación estable, digna para estas familias, tanto en la coyuntura, como después una ubicación permanente, en un sitio que les garantice una vida digna, que les garantice recuperar muy pronto su proyecto de vida”.

Por su parte el secretario de Gobierno de Antioquia, Luis Fernando Suárez, ratificó el compromiso adquirido por la Gobernación desde el primer momento de la emergencia.

“No los vamos a dejar solos alcalde, vamos a seguir presentes acompañándolos de la mano de toda esta institucionalidad, tenemos un reto, una enorme responsabilidad en acompañar a todas las personas damnificadas de esta tragedia a restablecer sus proyectos de vida”.

“Cuando sobrevolé el lugar de la tragedia, prácticamente se me hizo un nudo en la garganta porque era inmenso y dije yo solo no soy capaz, pero al ver la presencia de las instituciones del departamento de la nación, eso nos da una luz de esperanza, eso nos hace sentir orgullosos de nuestros dirigentes. Dios los bendiga y un Dios les pague por siempre”, reflexionó Leitón Urrego, alcalde de Dabeiba.

Por último, se anunció que a través de Antioquia Presente, se adelantará una campaña para celebrarle la navidad a las familias damnificadas por el invierno en dicho municipio del Occidente antioqueño.

¿Qué pasó en Dabeiba?

Tras unas fuertes lluvias el pasado 13 de noviembre, el municipio sufrió una avenida torrencial y deslizamientos que dejó viviendas destruidas en las veredas Dabeiba Vieja, El Botón, Mohán y El Cajón, aparte de afectar cuatro kilómetros de la vía.

Por el hecho, murieron cinco personas: dos mujeres de 30 y 19 años, un hombre de 88, y 2 menores de 9 años y 19 meses. Al balance final también se suman 656 personas damnificadas y 22 heridos, ya dados de alta.

De acuerdo con el Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo de Antioquia, (Dagran), hasta la fecha son 18 los fallecidos en la segunda temporada de lluvias en el departamento: siete en Valdivia y una en Yarumal por movimiento en masa, cinco en Dabeiba y uno en Betulia por avenida torrencial, y tres en Mutatá y uno en Chigorodó por creciente súbita.

Puedes consultar la noticia en su fuente original aquí

La Vicepresidente de la República, Marta Lucía Ramírez, presentó este viernes en el Huila el Pacto de la Digitalización, en alianza con la Gobernación del departamento,  Movistar y la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer, con el fin de cerrar las brechas digitales que están impidiendo que las mujeres aprovechen las oportunidades de empleo en una época donde la aceleración de la economía digital es inminente.

“En el plan de reactivación de la economía que viene liderando el Presidente de la República, Iván Duque, le vamos a dar especial énfasis a bajar el desempleo del Huila, a partir de las mujeres. Si se reactiva la economía, estamos logrando impulsar económicamente a las mujeres. La reactivación depende sobretodo de que haya más mujeres participando en el mercado laboral en condiciones de formalidad, pero también que estén metidas de lleno en el mundo de la tecnología”, dijo la Vicepresidente durante la presentación de este programa, que capacitará el próximo año a 500 mujeres en el Huila.

El Pacto de la Digitalización empezará en el Huila porque es uno de los departamentos en donde las mujeres han sido especialmente afectadas por la pandemia. La ciudad de Neiva, por ejemplo, alcanzó la histórica tasa de desempleo femenino del 40,1% siendo la ciudad con la mayor tasa de desempleo en lo que va corrido de la pandemia.

En este contexto, la Vicepresidencia de la República, de la mano de la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer, puso en marcha la estrategia ‘Colombia se reactiva con las mujeres’, dentro de la cual se expidió una directiva presidencial con instrucciones precisas a las entidades del orden nacional para que emprendan acciones en pro de la recuperación económica de la mujer; y también, en el marco de esta estrategia de reactivación, se concibe el plan para la Generación de oportunidades de Empleo y Emprendimiento Mujeres Activas (GEMA).

La Consejera Presidencial para la Equidad de la Mujer, Gheidy Gallo Santos, explicó durante el acto de presentación, cómo ha sido el impacto en términos económicos y sociales de la crisis que deja a su paso el COVID-19 y lo que significa este programa de digitalización para las mujeres. “La tecnología es fundamental en la reactivación económica y por eso la importancia de un programa como el que hoy presentamos en alianza con Movistar. Seleccionamos al Huila para iniciar esta formación digital porque queremos dar una solución al problema de desempleo que sufren las mujeres del departamento. Le apuntamos a que el Huila sea líder en el empleo y emprendimientos tecnológicos encabezados por las mujeres”, dijo.

En el marco del plan GEMA, uno de los ejes es la estrategia de digitalización, teniendo en cuenta que 4 de cada 10 colombianas no tiene acceso a las nuevas tecnologías de la información, lo que no les permite acceder a las posibilidades de empleo que se generan en el marco de la transformación digital que se ha acelerado por el confinamiento.

El Pacto por la Digitalización es una alianza entre la oferta existente en el Gobierno nacional, la oferta regional y el sector privado, y formará en alfabetización digital a 500 mujeres en una primera fase en el departamento del Huila. Se espera beneficiar unas 20 mil personas al cierre de 2022 en todo el país.

Consulta la noticia en su fuente original aquí

Debemos apostarle a convertirnos en el ‘milagro’ latinoamericano de las próximas décadas.

Pese a los casi 15.000 kilómetros de distancia que separan a Colombia de Corea del Sur, somos dos países que compartimos una larga historia de cooperación y amistad. Este año se conmemoran 70 años de la guerra de Corea, que devastó a esta nación asiática. Colombia, respondiendo al llamado de la ONU, le envió personal militar, así como apoyo, dinero y comida para su recuperación.

Ambos países se separaron en su camino hacia el desarrollo. Tras la guerra que sumió a Corea en máximos niveles de pobreza, logró consolidar un exitoso proceso de repotenciación que le valió ser reconocida como milagro económico en la segunda mitad del siglo XX.

En contraste, al igual que los países latinoamericanos, Colombia mantuvo una tasa de crecimiento constante, muy por debajo de la registrada por Corea. En 1970, ambos países tenían un PIB per cápita similar (cercano a los 300 dólares); para 2015, Corea lo había multiplicado cerca de 100 veces, mientras que Colombia lo incrementó 18 veces. ¡En el mismo lapso, Corea superó y más que quintuplicó el avance de Colombia!

No hay duda de que Corea convirtió una crisis en oportunidad, logrando dar un salto cualitativo e incrementar el bienestar de su población. Es precisamente este mensaje el que quiero transmitir: para superar el impacto de la emergencia sanitaria, al igual que lo hizo Corea en la posguerra, nos urge tomar decisiones para la transformación productiva de la economía colombiana con un horizonte de largo plazo. Debemos apostarle a convertirnos en el ‘milagro’ latinoamericano de las próximas décadas.

En dicho propósito, nuestro gran aliado nuevamente nos muestra el camino. En julio, el presidente Moon Jae-in anunció la agenda de reactivación para superar la crisis y sentar las bases del crecimiento económico en la era poscovid, mediante la inversión de 133.100 millones de dólares a 2025 y la creación de cerca de 2 millones de empleos. El New Deal coreano busca la evolución productiva apuntalado en dos apuestas: la transición hacia la economía digital y la consolidación del crecimiento verde.

Para robustecer el ADN digital de la economía, construirá 12.000 fábricas inteligentes y apoyará más de 1.000 emprendimientos para la prestación de servicios no presenciales, migración de la administración pública a tecnología 5G e implantación de innovación digital en espacios urbanos y complejos industriales. La educación será fortalecida brindando cubrimiento wifi de alta velocidad a la totalidad de colegios y proveyendo computadores, tabletas y plataformas para educación virtual.

Centrará la apuesta por una economía más amigable con el medio ambiente, en la construcción de infraestructura limpia, mediante la conversión de 225.000 inmuebles públicos, 440 casas de cuidado y 1.148 facilidades culturales en edificios de energía cero. Para disminuir emisiones de carbono, construirá una red inteligente para la gestión energética eficiente de 200.000 hogares.

Los resultados ya se dejan ver. Mientras que para 2020 se estima que los países Ocde experimentarán, en promedio, una contracción del PIB del 7,6 %, en Corea esta figura se ha revisado a -0,8 %.

Nuestra agenda de reactivación ‘Compromiso por el futuro de Colombia’ apunta hacia ese mismo norte, en tanto los componentes digitales y el crecimiento limpio la cimientan. Sin embargo, para resultados tangibles debemos, como sociedad, imponernos metas igualmente ambiciosas.

Así como el K-pop inunda las emisoras del mundo y su ritmo llega a nuestros jóvenes, así también debemos movernos al ritmo de la digitalización y el crecimiento limpio que promueve el New Deal coreano.

Consulta la noticia en la fuente original aquí

Con iniciativas para ampliar la participación femenina en juntas directivas y altos cargos, estas ejecutivas buscan marcar la diferencia y cerrar brechas de género.

No solo la salud, la economía y los indicadores sociales han sido duramente golpeados este año por la pandemia. También se ve comprometida la igualdad de género, un tema en el que Colombia ha mostrado avances importantes. Es pronto para saberlo, pero todo indica que a nivel global podría sufrir algunos retrasos.

En 2015, en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, más de 190 países firmaron 17 compromisos y uno de ellos consiste en alcanzar la igualdad de género para 2030. Sin embargo, para hacerlo, tendrán que adoptar políticas que aceleren el logro de esta meta.

Un reciente estudio de McKinsey señala que, cinco años después, “persisten grandes brechas de género en todo el mundo y las primeras pruebas sugieren que la pandemia de la covid-19 ha tenido un efecto regresivo en la igualdad de género”.

Esto ha encendido las alarmas de quienes trabajan para que las mujeres tengan un papel más protagónico en el ámbito laboral y ganen espacios de liderazgo. Por eso, luego de promover estrategias y políticas públicas, ahora decidieron poner el acelerador. En el país se han hecho avances importantes, pero todavía falta camino por recorrer. Este año, el Foro Económico Mundial ubicó a Colombia en el puesto 22, entre 152 países, en el ranking Cierre de Brechas de Género. Eso significa que subió 18 puestos, frente al lugar 40 del año anterior.

No sólo está en juego un tema de equidad, sino de resultados. La presidente del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, ha dicho que cerrar las brechas laborales entre hombres y mujeres podría hacer crecer un 35% el PIB de una economía.

La pandemia se ha ensañado con el empleo femenino y amenaza con convertirse en el palo en la rueda en el camino a la igualdad. Por eso, promover el liderazgo femenino se convierte en una iniciativa promisoria.

Este es el objetivo central de Women In Connection (WIC), una organización no gubernamental que nació hace cuatro años tras una conversación entre Ángela Hurtado, hoy CEO del banco de inversión JP Morgan; Ana Fernanda Maiguashca, codirectora del Banco de la República, y María Fernanda Suárez, en ese momento vicepresidenta de Ecopetrol.

Primero decidieron trabajar por empoderar a las niñas y convertirlas en gestoras del cambio. Durante más de un año le dieron vueltas al tema e investigaron con fundaciones y centros de pensamiento. Tras discutirlo varias veces, se dieron cuenta de que no contaban con un modelo pedagógico para capacitarlas. Decidieron repensar la estrategia y definir objetivos de gran impacto en los que pudieran contribuir de manera más efectiva.

Comenzaron entonces a compartir las buenas prácticas en sus empresas y organizaciones para promover la equidad de género y el empoderamiento femenino. Querían socializarlas y adoptarlas.

Con este cambio vino un nuevo ritmo de trabajo y el compromiso de realizar reuniones más formales. Las 12 mujeres que al comienzo respondieron a la convocatoria invitaron a otras y el grupo comenzó a crecer. Hoy, a WIC la integran 85 presidentas, vicepresidentas de empresas y líderes de organizaciones o entidades públicas que comparten su interés por el tema de diversidad e inclusión.

Hasta el momento han tenido resultados promisorios. Ya WIC hace parte del comité consultivo de la Vicepresidencia, que impulsó, por primera vez en un Plan de Desarrollo, un capítulo que promueve un ‘Pacto de Equidad para las Mujeres’.

También participaron recientemente en una iniciativa que impulsa la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez. Se trata de lograr que Colombia haga parte del grupo de países que a nivel mundial promueven que las empresas voluntariamente integren el 30% de mujeres en sus juntas directivas.

Por eso, cuando algunos empresarios incrédulos les preguntan por candidatas, las directivas de WIC tienen un listado de más de 100 mujeres de alto perfil, con conocimientos para llegar a esas posiciones. Incluso, muchas veces su formación académica supera las de sus colegas hombres.

Hoy en día, las mujeres representan el 51,4% de la población colombiana, pero su participación en altos cargos o juntas directivas sigue por debajo del 10%. En altos cargos del Estado no ocurre lo mismo, pues a nivel oficial la participación femenina ha aumentado.

Ángela Hurtado, CEO de JP Morgan, explica que, de compartir buenas prácticas corporativas de inclusión, WIC pasó a promover el cambio para garantizar que las mujeres participen más. En enero se constituyeron oficialmente como organización no gubernamental y hoy tienen ocho grupos de trabajo en los que todas sus integrantes participan activamente. Operan con un esquema similar a las líneas de negocio de una empresa y cada una tiene objetivos claros de generar impacto y definir los temas que pueden apalancar.

Para la exministra María Fernanda Suárez, desde el principio les preocupó que algunos confundieran el interés por promover la equidad de género con un conflicto de mujeres contra hombres o de víctimas contra victimarios. “En WIC tenemos una visión positiva, basada en lograr que hombres y mujeres construyamos la nueva sociedad, donde las niñas no tengan barreras sicológicas o académicas, e incluso que los hombres que hacen de cuidadores puedan tener un papel destacado sin que los estigmaticen”, asegura la exministra.

Los comités creados por WIC están enfocados en ocho aspectos: 1) trabajo en políticas corporativas para mejorar la inclusión y diversidad; 2) políticas públicas; 3) mujer rural; 4) hombres como aliados; 5) academia y empoderamiento; 6) mujeres en Steam (ciencias, tecnologías, ingeniería, arte y matemáticas); 7) mercado de capitales, y 8) divulgación y comunicaciones.

En cada una de estas áreas buscan aportar a formular políticas públicas o corporativas que mejoren la participación femenina. Las 13 integrantes de la junta directiva y las 72 mujeres de WIC están convencidas de que trabajar por la equidad de género contribuye a transformar positivamente la sociedad.

Consulta la noticia completa en la fuente original aquí

La vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, invitó a la vicepresidenta electa de Estados Unidos, Kamala Harris, a la Coalición Internacional para el Empoderamiento Económico de las Mujeres que ella promueve junto con otras líderes de la región.

Ramírez extendió la invitación a Harris en una carta que le dirigió para felicitarla con motivo de su elección como vicepresidenta de Estados Unidos en la fórmula demócrata encabezada por el presidente electo, Joe Biden, y a la cual tuvo acceso Efe.

“Será fundamental contar con la oportunidad de compartir con usted nuestros programas y políticas para que el reconocimiento a las capacidades y la incorporación del trabajo de las mujeres, logren los cambios estructurales requeridos para el progreso integral de nuestras sociedades”, manifiesta en la carta.

La vicepresidenta expresa a Harris que ante “el daño económico y el empobrecimiento que ha ocasionado la pandemia (de la covid-19) en particular a las mujeres”, varias líderes crearon “una Coalición Internacional para el Empoderamiento Económico de las Mujeres”, que ella preside.

De esa coalición hacen parte la vicepresidenta de Costa Rica, Epsy Campbell; la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena; la secretaria General Iberoamericana, Rebeca Grynspan; la directora Regional para las Américas y el Caribe de ONU-Mujeres, María-Noel Vaeza, y la excanciller de Argentina Susana Malcorra, entre otras.

Ramírez explica a la presidenta electa estadounidense que organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) “han reconocido las propuestas y trabajo de esta coalición y acompañan nuestras acciones”.

“Espero tener la oportunidad de reunirme con usted para profundizar sobre estos y otros temas a cargo de la Vicepresidencia de la República de Colombia”, agrega en la misiva enviada a Harris con fecha del 7 de noviembre, el mismo día en que las proyecciones de medios estadounidenses dieron a Biden como presidente electo.

Ramírez expresa además a Harris su “gran admiración por su trayectoria encaminada a proteger los derechos de las comunidades y de las personas más vulnerables”.

“Aprovecho la oportunidad para felicitarla por ser la primera mujer elegida vicepresidente de los Estados Unidos de América. Tengo claro que ello significa, antes que nada, una gran responsabilidad para honrar el aporte de las mujeres norteamericanas al manejo de su país y abrir espacios que en el futuro permitan a muchas otras mujeres ocupar su cargo, así como las más altas dignidades en los diferentes roles de liderazgo de esa sociedad”, afirma.

En ese sentido le asegura que su elección “llena de regocijo y nos honra a todas las mujeres del mundo” que ven que “es posible con capacidades, preparación y esfuerzo, ir rompiendo los techos de cristal que han frenado el progreso de las mujeres y con ellas el de las sociedades durante toda la historia de la humanidad”.

La vicepresidenta subraya además que Colombia comparte con EE.UU. una “tradición democrática y el compromiso con el respeto a la propiedad privada y la lucha contra el narcotráfico y el crimen” y recuerda los profundos vínculos y la estrecha cooperación existente entre los dos países.

“La mayor cooperación internacional asegurará una reactivación económica coordinada, eficiente y ambiciosa que traiga más prosperidad en las Américas y espero que trabajemos juntas en esta y en varias materias”, concluye Ramírez, quien manifiesta a Harris que Colombia es “un país maravilloso” que espera tener “la oportunidad de presentarle muy pronto”. EFE

Consulta el contenido en la fuente original aquí

La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez envió una carta a su homóloga electa de Estados Unidos Kamala Harris, en la que le expresó su deseo de tener la oportunidad de sostener una reunión con ella, para hablar de la cooperación entre ambos países en temas como la lucha contra la criminalidad, el narcotráfico y la inclusión de las mujeres en el continente, entre otros aspectos.

En la misiva, Ramírez puso en conocimiento de Harris la Coalición Internacional para el Empoderamiento Económico de las Mujeres, la cual está integrada por líderes como la vicepresidenta de Costa Rica Epsy Campbel, la secretaria ejecutiva de la Cepal Alicia Barcenas y la excanciller de Argentina Susana Malcorra.

“Será fundamental contar con la oportunidad de compartir con usted nuestros programas y políticas para que el reconocimiento a las capacidades y la incorporación del trabajo de las mujeres logren los cambios estructurales requeridos para el progreso integral de nuestras sociedades”, dice uno de los apartes de la carta.

La funcionaria le indicó a Kamala Harris que el gobierno Duque respeta la propiedad privada, la lucha contra el narcotráfico y el crimen, recordando que esos lineamientos han sido parte fundamental de la amistad y cooperación con Estados Unidos para generar estabilidad institucional y económica, no solo en Colombia, sino para la región.

“Espero tener la oportunidad de reunirme con usted para profundizar sobre estos y otros temas a cargo de la Vicepresidencia de la Republica de Colombia”, añade Marta Lucía Ramírez en la misiva.

Así mismo, Ramírez, tras felicitar a Harris, destacó que es la primera mujer elegida vicepresidenta de Estados Unidos, un cargo que según ella trae consigo un elevado grado de responsabilidad y compromiso.

“Aprovecho la oportunidad para felicitarla por ser la primera mujer elegida vicepresidenta de los Estados Unidos de América. Tengo claro que ello significa, antes que nada, una gran responsabilidad para honrar el aporte de las mujeres norteamericanas al manejo de su país y abrir espacios que en el futuro permitan a muchas otras mujeres ocupar su cargo, así como las más altas dignidades en los diferentes roles de liderazgo de esa sociedad”.

¿Quién es Kamala Harris?

Cabe recordar que Kamala Harris tiene un mantra que heredó de su mamá, una reconocida científica especializada en cáncer, de origen indio: “Tú puedes ser la primera, pero asegúrate que no seas la única”. La frase no podría aplicar mejor a la trayectoria profesional de Harris. Esta mujer de 56 años, tez oscura e hija de una inmigrante india y un hombre de origen jamaiquino ha sido la primera muchas veces en su vida.

En su momento fue la primera mujer negra en California elegida como fiscal de distrito, para entonces en San Francisco. Años más tarde, en 2011, fue elegida fiscal general del estado convirtiéndose en la primera mujer y primer ciudadano afroamericano en el puesto. En 2017, llegó al Senado en representación de California marcando un nuevo hito. Harris es la segunda senadora afroamericana y primera de ascendencia asiática en la historia de Estados Unidos. Ahora, en el momento más importante de su vida profesional, es la primera mujer en la vicepresidencia y, además, de origen afro.

Avanzando en su larga carrera en la justicia le ha traído reconocimientos, pero también críticas. Cuando trabajó en la oficina de la fiscalía de distrito de San Francisco, primero como asistente del fiscal y luego como cabeza de la entidad judicial, persiguió la prostitución juvenil en la ciudad y reorientó la ley para tratar a las menores como víctimas y no criminales.

Finalmente, Kamala es una mujer devota a su madre, quien falleció en 2009. En su libro de memorias La verdad que sostenemos, publicado el año pasado, le dedicó estas palabras: “No hay título ni honor en la tierra que atesore más que decir que soy la hija de Shyamala Gopalan Harris”.

Consulta la noticia en la fuente original aquí

En la misiva la Vicepresidenta colombiana hace un recuento de su trabajo en el país y pide la oportunidad de reunirse con Harris.

La vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, envió una carta a su homóloga electa Kamala Harris, en la que le expresa sus felicitaciones por su llegada a la Casa Blanca, acompañando en la presidencia a Joe Biden.

En la misiva, Ramírez le expresa a Harris su admiración y hace un recuento de su trabajo en Colombia. Además, le pide la oportunidad de reunirse para tocar temas relacionados con los programas y políticas para que el reconocimiento a las capacidades y la incorporación del trabajo de las mujeres, entre otros.

“Quiero extenderle mis sinceras felicitaciones a usted y al pueblo de los Estados Unidos de América por su reciente elección como primera mujer vicepresidente de su país, acompañando al nuevo presidente Joe Biden (…) Y quiero expresarle que su elección llena de regocijo y nos honra a todas las mujeres del mundo, porque vemos como sí es posible ir rompiendo los techos de cristal que han frenado el progreso de las mujeres”, expresó Ramírez.

En la carta, enviada el pasado 7 de noviembre, la Vicepresidenta de Colombia hace un recuento de su carrera política y destaca el hecho de también ser la primera mujer Vicepresidenta.

Además, señala que bajo el liderazgo del Presidente Iván Duque está trabajando” por la implementación de políticas económicas que, a pesar de las consecuencias de la pandemia de la COVID-19, permitan consolidarnos como una nación con liderazgo regional”.

Ramírez también mencionó en la misiva la relación bilateral que han sostenido ambos países desde hace varios años: “nuestra tradición democrática y el compromiso con el respeto a la propiedad privada y la lucha contra el narcotráfico y el crimen, han sido parte fundamental de la amistad y cooperación con nuestros más importantes aliados internacionales, como es el caso de los Estados Unidos de América para generar estabilidad institucional y económica”.

También la invitó a la funcionaria estadounidense a unirse a los programas y políticas que se han creado en la región: “para el reconocimiento a las capacidades y la incorporación del trabajo de las mujeres, que se logren los cambios estructurales requeridos para el progreso integral de nuestras sociedades”.

“Espero tener la oportunidad de reunirme con usted para profundizar sobre estos y otros temas a cargo de la Vicepresidencia de la Republica de Colombia. La mayor cooperación internacional asegurará una reactivación económica coordinada, eficiente y ambiciosa que traiga más prosperidad en las Américas y espero que trabajemos juntas en esta y en varias materias”, dice finalmente la carta enviada por la Vicepresidenta Marta Lucía Ramírez a su homóloga estadounidense.

Consulta la noticia con la fuente original aquí