Etiqueta

País

Hojeada

Colombia backs peace treaty with FARC but deal fails to oblige group to ‘real commitment,’ says Marta Lucia Ramirez

Ankara, 2 de abril de 2022

The peace process between Bogota and the Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC) depends on the rebel group’s being “committed to being 100% legal,” said Colombian Vice President Marta Lucia Ramirez.

Underlining that the process to have peace is not “interesting enough” for a group that has been involved in narco-trafficking for 50 years, Ramirez told Anadolu Agency that the government supports the peace deal signed in 2016 but the agreement fails to oblige FARC to “real commitment” to bring information about cartels, producing and marketing drugs.

“They were not obliged to provide information about their assets abroad, in Colombia and in different parts of the world,” she said. “They were not obliged to provide information about types of drugs, how they are produced and how they are marketing to the entire world.”

“So that’s why we were critical about this aspect of the peace treaty with FARC and that’s why we said it was not real peace. Because when you have drugs you have no peace. When you have drugs, you have violence, you have murders and that’s what Colombia has been suffering,” she said.

On assassinations of the former FARC members, Ramirez said that those people were killed by their former allies only because they showed commitment to the government by leaving narco-trafficking.

“So this is the main reason why we are having these murders of former combatants so far. And for us, this is very frustrating because we want the people who really leave drugs and who really are committed to peace to survive,” she said.

Noting that since peace negations began, more than 12,000 people left the rebel group, she said 92% are currently involved in economic rights and social activities, and they are having a legal life.

“If they are committed to being 100% legal, and if they’re 100% committed to respecting law … I am ready to accept that they don’t go to jail,” she added.

Ramirez, who is also the foreign minister, asked for better cooperation against drugs from the international community, saying it is key for Colombia to have “real and sustainable peace.”

Russia-Ukraine conflict’s effect on Colombia

Reiterating Colombia’s stance that rejects the Russian “invasion” of Ukraine, Ramirez said Russia’s war not only costs human lives but causes worldwide economic damage as inflation rates and prices, including oil, gas and different natural resources, are on the rise.

She said economies are already devastated by the coronavirus pandemic and now are challenged by Moscow’s “unfair” war on Kyiv.

“So what we expect is that the international law will be respected. What we expect is that this war ends as soon as possible because nobody deserves to be killed and to be expelled from their own country,” she said.

Ramirez stressed that the main concern for Colombia is the production of grain and that is why the country has to try to fill the gap with other markets, as well as increase local production.

Moscow’s Black Sea blockade delays crucial grain exports and the UN voiced concern that it may cause a deepening hunger crisis in countries such as Yemen and Ethiopia.

But Ramirez noted that “Colombian grain relation with Russia has been very low, very small. So we wouldn’t have very big direct consequences.”

On oil and gas prices she said Colombia produces both but it is “not a big exporter.”

“And people think maybe the countries that produce (oil and gas) are going to benefit because prices go up, but I think nobody is going to benefit, because no matter if you’re receiving more money with higher prices of oil or gas, at the same time, you’re paying a very high cost because this inflation in the entire world,” she said, stressing that “nobody is having any benefits.”

It is affecting everybody and that is why it needs to be solved as soon as possible, she added.

She also underlined Turkiye’s leadership role in mediation and to find a solution to end the war, saying Colombia sees it as “very positive.”

Colombia-NATO relations

Asked whether Colombia is considering seeking full NATO membership after Russia’s war in Ukraine, Ramirez said it is “something that we haven’t considered yet.”

She added that Bogota finds it “okay” to keep the global partner status that it assumed five years ago.

Colombia has “very positive relations with almost all the members of NATO,” she noted and said the government recognizes that it is an “important” alliance as members support each other in trying to ensure peace in the world and sharing information about possible threats against any members of the international community or the members of the alliance.

She said nowadays, there are so many different threats, including cyber security and terrorism and Colombia has “suffered a lot” from terrorism.

Presidential elections

Regarding the upcoming May 29 presidential elections in Colombia, Ramirez said her country is “the most stable democracy in Latin America,” because it has had democracy when other regional countries have dictatorships.

“So this is the value for us to have a democracy and no matter who the Colombians choose in the next elections it’s important that we are to stand for democracy,” she said.

Noting that Colombia used to have “very high levels” of extreme poverty, she said in the last 25 years, it has been reduced.

“Unfortunately, now, because of COVID-19, we went back like 10 years in terms of the reduction of poverty,” she said. “But for us, it’s clear that only through a good democracy and a good economy we can improve the conditions of life for Colombians.”

“So the decision that Colombians to take in the next elections gonna be the decision that will maintain the stable democracy,” she said.

Migration issue

Migration is an issue that Colombia and Turkiye have in common, the vice president said. It is also something that both countries “have to be proud of” for showing solidarity to Venezuelan and Syrian refugees.

Ramirez warned about the new migration flow from Ukraine to many countries.

“We have to think how to handle migration, how to prevent it and how this migration that comes with the violence is different than migration that comes with the lack of opportunities.”

She emphasized that every country has to be responsible to provide opportunities to their citizens while trying to provide migrants and their families with better conditions.

Bogota “cannot act carelessly” about migrants who use the country as a transport route to the US and Mexico due to Colombia’s geographical position located in the middle of Latin America, she said, adding it can also cause a collapse of those countries.

First, we need to figure out how to prevent migration, second, how to help people who have this process of migration, and then how to provide housing, jobs and school for their children, she said.

Giving the example that Colombia still has a double-digit unemployment rate because of the pandemic, she said “it’s too difficult to provide jobs to all of Venezuelans in Colombia but we said that we are going to try, we are going to do the best effort in order to give them the opportunity.”

She noted that Colombia has temporary protection status for migrants in common with Turkiye, saying it began more recently than Turkiye.

“We have to learn from the Turkish experience,” she said, as that country hosts 4 million refugees, mostly Syrians — more than any other country in the world.

According to date from the World Bank, an estimated 1.7 million people from Venezuela live in Colombia — about 32% of all Venezuelan migrants in Latin America.

She urged the international community to financially help countries like Turkiye and Colombia instead of only applauding their “great” work in handling because the huge number of migrants can have a heavy toll on the budget of the countries.

Entrevista publicada en Américas
https://bit.ly/3uTmpmW

Por: Marta Lucía Ramírez
Vicepresidente y Canciller de la República

Corría el año 2010 cuando Colombia presenció una de sus mayores tragedias naturales: el caudal del río Magdalena hizo ceder una barrera del canal del Dique, dejando un saldo aproximado de 173.000 personas afectadas, más de $ 200.000 millones en pérdidas e impactos en los servicios básicos de la población, además de una grieta abierta que seguiría causando traumatismos en la zona.

Por tanto, cuando llegamos al Gobierno, la construcción del canal del Dique se convirtió en prioridad y nos fijamos la meta inaplazable de cumplirle a la costa Caribe. Hoy, con satisfacción, podemos afirmar que la angustiosa espera terminó: abrimos –este mes– el proceso licitatorio para hacer realidad la obra ambiental más importante de inicios de este siglo, en América Latina.

Gracias al liderazgo y la voluntad política del presidente Iván Duque, y a los esfuerzos de las diferentes entidades del Gobierno Nacional y territorial, contamos con una solución planeada y diseñada con toda la rigurosidad técnica, ambiental, social y financiera, con el generoso apoyo del Banco Mundial. También han sido destacables la gestión y disposición del Ministerio de Hacienda, que dio una aprobación de riesgos y condiciones financieras, en tiempo récord, a la megaobra que generará cerca de 60.000 empleos directos, indirectos e inducidos, y beneficiará a más de 1’500.000 habitantes de Bolívar, Sucre y Atlántico.

Este proceso licitatorio representa el inicio de un sueño: el megaproyecto fluvial de la Quinta Generación de Concesiones, con más de $ 3 billones en inversión, que, junto con la APP Río Magdalena, potenciará la competitividad, el comercio y el turismo en las poblaciones ribereñas. Desarrollar estos dos proyectos reducirá los costos de transportar un contenedor entre Bogotá y la costa Caribe en un 50,4 % (DNP, 2021).

Y es que el canal del Dique no es solo una moderna e imponente obra de infraestructura fluvial, sino que también encarna un inmenso componente social, de adaptación al cambio climático y descontaminación de la bahía de Cartagena; es una inversión que va a transformar toda una región, garantizará el acceso al agua potable de los municipios aledaños y, de manera particular, de Cartagena; disminuirá la afectación en islas del Rosario por los sedimentos; facilitará la conexión ciénaga-ciénaga, con el canal que se había interrumpido, e impulsará la posibilidad de emprendimientos agropecuarios y piscícolas, así como la construcción de distritos de riego.

¡Si no se interviene el canal del Dique, el daño ambiental y humano sería irreparable! El mismo Alejandro de Humboldt, al transitar por estar tierras, advirtió sobre la variabilidad temporal, excesiva sedimentación y dificultad de intervenir este canal en 1801. Así las cosas, al mantener el control de tránsito de sedimentos, se garantizará el acceso a agua dulce y recurso hídrico para actividades productivas y de saneamiento, se permitirá el flujo de fauna marina y se recuperarán ecosistemas.

De esta manera, no solo honramos un compromiso con la gente, dejamos un legado de infraestructura sostenible para mejorar la calidad de vida de nuestras poblaciones; abrimos una nueva ventana al mundo para el desarrollo de Colombia, desde las regiones. Así mismo, mediante la apuesta de la infraestructura sostenible y con valores sociales, nos proyectamos como eje integrador del hemisferio, conectando con iniciativas globales como Build Back Better y Global Gateway, e incentivando proyectos intermodales que hagan frente al cambio climático y garanticen mejor calidad de vida.

Y aunque no estaremos para inaugurar la puesta en marcha de este ambicioso proyecto, nos llena de alegría plantar esta semilla próspera para el Caribe y para toda Colombia, porque la infraestructura es y debe seguir siendo una política de Estado.

Publicada en El Tiempo
https://bit.ly/3JF8ZBR

– La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, también y canciller, se convirtió en la primera mujer en ocupar ese cargo en la historia de Colombia. –

​Por Marta Lucía Ramírez
Vicepresidenta y Canciller de Colombia

El año 1821 fue el de la unión de los Pueblos de Colombia. Año de reunión del Congreso general y fundacional de la vida republicana de las naciones hermanadas por el anhelo de independencia y libertad, de los hoy pueblos de Colombia, Ecuador, Panamá y Venezuela.

Hace 200 años, una generación entera rompía las cadenas de más de 300 años de vida colonial, para dar forma popular, civil y representativa a la República de Colombia y empezar, desde allí, una institucionalidad y una cultura propia, signada por la libertad. Villa del Rosario hace mérito para tener un honroso lugar en la historia de la humanidad, como cuna de ideas políticas y de repúblicas.

Nunca debe ser trivial para Colombia el legado de la generación que en 1821 construyó una nación de ciudadanos y para ciudadanos, con un gobierno representativo, división de poderes y sometimiento a leyes justas, pertinentes e inclusivas. ¡Allí yacen las bases de nuestras entrañas fervientemente democráticas y vocación institucional!

Seguridad, libertad, propiedad e igualdad fueron los principios que convocaron la unidad de los Pueblos de Colombia, lo cual requirió dar forma a una arquitectura institucional que también otorgara firmeza a los deberes ciudadanos. La República fue creada en su momento, pero la ciudadanía y la cultura política debían madurar, dejar sus vicios y centrarse en las virtudes, las luces y el valor. ¡Ese es un encargo intergeneracional!

El decirse colombiano era algo nuevo que, en 1821, se comenzó a aprender y que, dos siglos después, se sigue construyendo. Fue el año de reconocerse en Colombia como nación y territorio y, además, empezar a ser ciudadanos para quienes tuvieron el derecho político y para quienes solo tuvieron el derecho social. El 6 de octubre de 2021 el país tendrá la oportunidad de reunirse en libertad y democracia, en el mismo lugar en el que lo hizo hace 200 años el Congreso general. Fue la determinación de los pueblos de Colombia, la que salió victoriosa, impulsada por un proceso que se gestaba desde 1781 y que nos llega a la actualidad.

Hoy, tenemos que admitir nuestros problemas y reconocer nuestras falencias como sociedad, pero debemos, con la misma energía, regocijarnos y enorgullecernos por lo que estamos haciendo para superarlos, y mostrar los logros que paulatinamente hemos alcanzado. Podemos decir con orgullo que hemos logrado consolidarnos en democracia, que hemos dado pasos importantes como Nación, y que tenemos el arrojo y la determinación para encaminarnos hacia el desarrollo con equidad. Incluso, para superar juntos los efectos de la pandemia, que ha causado preocupantes retrocesos en superación de la pobreza.

Esos avances constituyen, de por sí, el legado institucional que desde hace 200 años, se viene forjando mediante esas primeras leyes, que buscaban entre otros, la libertad de partos; la manumisión y abolición del tráfico de esclavos; la libertad de opinión y de imprenta; la contribución fiscal directa; y la extinción del tributo de los indígenas, como algunas de las innovaciones sociales y políticas en el tránsito hacia la libertad y la igualdad. Ahora, nuestro compromiso como la generación del bicentenario, es con la inclusión y la sostenibilidad.

La mujer

En su momento, quedaron inquietantes vacíos frente a la equidad, como la ausencia inaceptable de menciones a la mujer en la Constitución y ambigüedades sobre el ejercicio de la ciudadanía expresadas en la división entre el ejercicio de derechos políticos y derechos sociales. Sin embargo, hace 200 años el Congreso General consideró resaltar en el preámbulo de la constitución, que nacía una nación “que comienza su carrera política y que todavía lucha por su independencia”, quizá como un gesto de humildad y sentido de realidad. Hoy, 200 años después, no somos una nación novata, somos una nación que debe asumir su adultez para construir juntos, entre todos, su mejor versión.

Considerando la importancia de conocer la historia nacional, durante tres años, hemos avanzado en el proceso de celebración de la independencia nacional, con un alto contenido regional. Recorriendo cada sitio, cada población, cada evento que dio lugar a la Batalla de Boyacá para lograr la victoria militar y continuar hacia la consolidación definitiva de la República por todo el territorio, que en esta memorable ocasión nos lleva a honrar a la que puede ser considerada “Cuna de Repúblicas”.

Por ello, en Villa del Rosario, hemos coincidido en proyectar el Parque Gran Colombiano, como epicentro del turismo histórico y patrimonial. Un lugar de contemplación e inspiración democrática, donde surgieron las ideas políticas e institucionales para la Unión de los Pueblos.

En 2021, en tiempos de pandemia, somos cada vez más conscientes de que la humanidad requiere pueblos unidos para asumir las cuestiones globales. Cada una de nuestras naciones debe integrarse a las demás de nuestra región para superar la inequidad, la exclusión, el calentamiento global y las violencias.

Hoy, quiero compartir con ustedes el anhelo especial para que esta conmemoración sirva de inspiración a las mujeres que liderarán el futuro del país, porque nuestro compromiso, al abrir el telón de este tercer centenario que empieza a escribirse, pasa por la equidad de género y el empoderamiento de las mujeres en la política, la economía y en los diversos escenarios sociales. Esta es una manera de honrar la memoria de tantos héroes conocidos y anónimos, que nos entregaron -algunos a costa de su propia vida- la preciosa bandera de la libertad. Hoy nos corresponde afianzar la nación democrática, justa, educada, pluralista, próspera e incluyente que estamos llamados a ser.

La historia no para, y el 7 de octubre también estaremos conversando sobre el bicentenario del Ministerio de Relaciones Exteriores, que a propósito, nació en Villa del Rosario.

Columna publicada en La Opinión:
https://bit.ly/3l3YP3j

​Debemos reflexionar sobre la mejor manera de encontrar consensos en nuestra sociedad.

Por: Marta Lucía Ramírez
Vicepresidenta y Canciller de la República

Está bien tener el espacio abierto a la protesta social, pero un país en paro intermitente no es viable y conduce al empobrecimiento, la inestabilidad y al malestar social. Necesitamos crecer, generar empleos, abastecer las ciudades, seguir construyendo infraestructura y vivienda para que haya desarrollo y lo más importante: para que haya paz social.

Vivimos días muy difíciles para Colombia, y los augurios son inciertos. No obstante los esfuerzos gubernamentales para mitigar el impacto de la pandemia y acelerar la vacunación, muchos colombianos han salido a manifestarse por diferentes problemáticas y frustraciones que comparto, algunas de ellas acentuadas a raíz de la crisis sanitaria.

Evidentemente, la falta de empleos para nuestros jóvenes y mujeres, la pobreza, la corrupción en nuestra sociedad, la inseguridad en las calles, la falta de reconocimiento hacia el valor que tiene cada persona por el solo hecho de existir, el temor a contagiarse, los negocios a los que aún no dejan operar a plena capacidad, las mercancías bloqueadas en puertos y carreteras generan desasosiego, frustración y rabia.

Afortunadamente, el primer trimestre, después de nueve meses de caídas, la economía creció 1,1 por ciento, por encima del pronóstico y, de nuevo, por encima de varios países. El destacado desempeño de la industria y la construcción lo hizo posible. La confianza del consumidor y de las empresas llegó a niveles récord, y casi todos los sectores mejoraron. Recuperamos empleos y bienestar a un ritmo sin precedentes.

Ahora, el vandalismo, toques de queda y bloqueos en el marco de los paros, significarán otra caída. Según el Ministerio de Hacienda, el paro cuesta 480.000 millones de pesos por día, suma suficiente para subsidiar la vivienda a 24.000 familias, o construir 2.500 kilómetros de vías terciarias cada día. Esta situación perjudica injustamente a consumidores, empresas y al pueblo colombiano.

Los derechos individuales a la protesta y a disentir son sagrados, pero también lo es el derecho a trabajar para que las familias progresen y se generen más oportunidades de empleo. ¿Quién ha dicho que tiene derecho a vulnerar la garantía de movilización de alimentos, medicamentos e insumos necesarios para todos? El derecho principal es el bien común, el de todos nuestros conciudadanos, quienes pagan con creces los costos del paro y el vandalismo.

Desde la solidaridad y compasión, debemos entre todos velar por el bienestar de la nación y decir: “El país en modo paro” nos está perjudicando a todos.

Debemos reflexionar sobre la mejor manera de encontrar consensos en nuestra sociedad. Discutir de cara a la ciudadanía cualquier proyecto sin caer en la destrucción que ahonda la grieta social y afecta el patrimonio de todos. Ejercer la protesta es un derecho, pero es obligación hacerlo cuidando el patrimonio público, el empleo y el bienestar de los colombianos. Es un deber del Estado brindarnos garantías en el ejercicio de nuestros derechos a todos y garantizar el orden en nuestra sociedad, pero esto nos convoca a todos, sin excepción, a poner nuestro grano de arena. ¿A quién está beneficiando este caos? ¿Qué sigue en su libreto?

El crecimiento registrado y el mayor empleo nos indican que es hora de levantarnos para trabajar todos otra vez, sin más confinamientos ni bloqueos, e impedir que los promotores del odio nos dividan. Debemos, de nuevo, re-unir a Colombia y lograr la paz social.

Publicada en El Tiempo
https://bit.ly/3ytYvzt